En Mercado

80.000 euros por los trampantojos de Bernardo Germán Llorente en Alcalá Subastas

La casa de subastas cierra el año con el buen resultado de su licitación más reciente. La cifra más elevada fue para el conjunto de cuatro lienzos del pintor Bernardo Germán Llorente que se remató en su salida, 80.000 euros. La mayoría de pinturas adjudicadas también lo hicieron por el precio de salida o con una ligera subida, con la excepción de Fiesta de los quince años de Edouard Pringet que partía de 2.000 euros y se remató en 40.000.


El pasado 23 de diciembre Alcalá obtuvo buenos resultados en su última licitación del año. La mayoría de los lotes fueron adjudicados, incluidos los de mayor valoración. Aunque las subidas desde los precios de salida, cuando las hubo, fueron tímidas en general, la cita puede considerarse un éxito.

No hubo demasiadas sorpresas. Si acaso, pudo echarse en falta más entusiasmo con algunos lotes como el San Antonio de Padua atribuido a Juan van der Hamen al que las pujas elevaron de los 25.000 euros de salida a los 28.000 en los que bajó el martillo. ¿Quizá la calidad estaba demasiado clara como para que la excitación del ‘descubrimiento’ incentivase una mayor subida?

El lote que alcanzó la cifra más alta fue el conformado por los cuatro trampantojos de Bernardo Germán Llorente, adjudicados por los 80.000 euros de los que salió. Tal y como contamos en el artículo de previos, tres de ellos habían sido subastados en 2009 en Christie’s procedentes de la colección del marqués de las Amarillas por 55.000 euros.

Si consideramos que en esta ocasión el conjunto –que con toda probabilidad estaba conformado por cinco pinturas que representaban los sentidos– ha contado con una cuarta obra, el incremento del precio es tímido. Podría existir la justificación del mercado nacional frente al internacional, pero el propietario se podría haber beneficiado todavía de la normativa de importaciones de bienes culturales, que puede estar vigente durante 20 años (en los que la exportación no puede ser denegada).

En siglo XIX, los dibujos de Pérez Villaamil tuvieron peor suerte, solo se adjudicó el más barato del conjunto, Carmen en Granada, por su precio de salida, 150 euros. Sin embargo, fue la categoría que más sorprendió gracias al lote 1100, Fiesta de los quince años, paseo por la fuente de la India o de la noble Habana de Cuba de Edouard Pringet.

La pintura partía de unos razonables 2.000 euros y estaba bien catalogada, pero el entusiasmo de los compradores la elevó a 40.000 euros. Pringet ha sido un autor con suerte desigual en las subastas en los últimos años. Solo un par de resultados recientes, ambos en Christie’s, mejoran el remate de Alcalá.

Se remataron sin problemas los tres sorollas: Playa de Valencia –40.000 euros–, Apunte con figuras –20.000 euros– e Ibiza, Santa Eulalia (17.000 euros). Los dos últimos tuvieron subidas considerables, desde 12.000 y 10.000 euros de salida respectivamente. Como ya dijimos: Sorolla es un valor seguro.

Por su parte, Le roi de Olga Sacharoff, subió de los 40.000 a los 45.000 euros y Patch de Tony Oursler remontó a 22.500 euros desde los 20.000 iniciales. Cuatro de las cerámicas de Picasso encontraron comprador con subidas de hasta 2.000 euros respecto a sus salidas.

Para terminar, el Estado adquirió tres obras, todas ellas de Nicolás de Lekuona. Chrisler por 800 euros, Industrias Metalúrgicas S.A. Bilbao por 800 y Elementos ferroviarios por 1.000 euros. Todas pertenecían aún a la familia del autor.

En definitiva, unos buenos resultados que dibujan una línea ascendente en el mercado español; una nota optimista con la que cerrar este año e iniciar 2022. Héctor San José.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search