En Mercado

Joaquín Sorolla. Colgante de flores 4, 1905, detalle. Salida: 50.000 euros

SOROLLA VUELVE A SER LA APUESTA DE ALCALÁ

Además de tres piezas del valenciano, en la cita de los días 5 y 6 de octubre se ofrece un importante conjunto mexicano con seis Castas

Tres de las cuatro obras más caras vendidas en España en lo que llevamos de 21016 fueron pintadas por Joaquín Sorolla (ver). Conocedora de la fuerza en el mercado nacional e internacional del valenciano, Alcalá saca con cierta frecuencia piezas de su mano que, sin ser extraordinarias, sí alcanzan precios importantes en nuestra pequeña economía.

Y recordando quizá la buena venta que obtuvieron en julio de 2015 en esta misma sala dos composiciones florales –Rosas blancas, 1880 (27 x 46,5 cm) subió hasta los 55.000 euros mientras Clavel y pensamiento, 1883 (24 x 27,5 cm) terminó en 47.500 euros; leer-, Alcalá vuelve a la temática floral, esta vez con dos obras pintadas en 1905, encargadas por Calixto Rodríguez para decorar las esquinas de un techo de su casa en Madrid (por cierto, el techo, Voltaire contando uno de sus cuentos está en la colección del Banco de España). Se trata de Colgante de flores 1 y 4 (O/L, 55,5 x 53 cm aprox. c/u; lotes 861 y 862), pues los otros salieron ya a pujas en Abalarte en diciembre de 2015 (leer). Ahora, cada lienzo sale a pujas por 50.000 euros, ligeramente por debajo de los 60.000 euros en que salía y se remató cada uno de ellos. Y, por tanto, tampoco sería extraño, que subiesen ligeramente…

La tercera obra del valenciano es un pequeño apunte marino que a buen seguro gustará a más de un coleccionista. Se trata de Barcas y redes, 1904 (O/cartón fotográfico, 14 x 18,5 cm; 869), pintado en uno de mejores años de Sorolla y procedente de la testamentaría de Elena Sorolla. Esbozo con fuerza y unos tonos más oscuros que su habitual paleta, se ofrece por 18.000 euros, un precio mucho más atractivo que los nada menos que 45.000 euros en que salió a pujas en octubre de 2015, hace ahora un año, en Balclis (leer).

La otra gran atracción de esta cita será, sin duda, el conjunto de seis lienzos con Castas (O/L, 61 x 81 cm; 829) de la segunda mitad del siglo XVIII de Escuela mexicana. Se trata de una obra típica del Nuevo Mundo, donde se pone en imágenes los distintos frutos de la unión de india con mestizo, de negra y español, de barcino y mulata, etc. Especialmente buscados en los últimos tiempos por los nuevos y poderosos coleccionistas mexicanos, su precio se ha visto notablemente aumentado en estos últimos años. Y aunque la calidad no sea lo principal ni lo más buscado, las pujas por este conjunto deberán comenzar por 90.000 euros. A buen seguro serán foco de miradas extranjeras…

Si retrocedemos ligeramente, conviene detenerse y citar el atractivo bodegón de Cesta con guisantes y cerezas, una berenjena y dos pepinos sobre una ventana de la que cuelgan unos limones (O/L, 80,5 x 69,5 cm; 238) que la casa atribuye a la mano aún muy desconocida de Miguel de Pret, y que ofrece por 30.000 euros. A raíz de la monográfica en el museo del Prado de Juan Fernández, el Labrador, unas uvas del Museo Cerralbo (ver) cambiaron de mano para pasar al flamenco, amigo de van der Hamen, colaborador de Barrera y que debió trabajar muy cerca del Labrador (ver sus obras en el Prado). Similar a la Cesta que ahora sale a pujas, en octubre de 2004 Alcalá vendió otra de su mano, ahora en la colección Abelló (ver). Más de un coleccionista lo examinará muy de cerca, sin duda.

De esa época, vean el Descanso en la huida a Egipto (O/L, 75,2 x 59 cm; 812) firmado en 1665 por Francisco Camilo, y por el que se piden unos más que razonables 9.000 euros. Conviene no pasar por alto la pequeña joya del Álbum del Infante Sebastián Gabriel de Borbón (con 29 dibujos de españoles como Vicente López o Rafael Tejeo, franceses e italianos del siglo XIX, por 20.000 euros; lote 195), por la que probablemente puje el Estado, o algunos retratos como los del V Marqués de Moscoso (Escuela cuzqueña, lote 824), la I Marquesa de Moscoso (Escuela sevillana, 237), o los del VI Marqués de Moscoso y su mujer, pintados por José Gutiérrez de la Vega (187).

Por piezas del siglo XX también habrá atractivas pujas. Lo más interesante quizá sea el  Boceto para la alfombra de Bankinter, 1972 (gouache, tinta y lápiz, por ambas caras, 52,5 x 37 cm; 298), una de las obras emblemáticas de Pablo Palazuelo, decoración del nuevo edificio de Rafael Moneo, y oportunidad única por tanto para sus coleccionistas; 10.000 euros será el precio inicial, que subirá. De Susana Solano, un hierro patinado de nada menos que 126,5 x 218,5 x 100 cm, FA EL 12, 1990 (299), expuesto en la galería Lelong de París; ofrecido en Segre en septiembre de 2014 por 25.000 euros, los 18.000 euros actuales son más atractivos, sin duda.

Y más breve, tres obras de calidad, pero cuyo precio parte ya mucho más ajustado. Fumador, 1987 (Tm/T, 46,2 x 55,2 cm; 300) de Antoni Tàpies; pintura matérica con una vaga figuración, por 45.000 euros. El elegante y colorista gouache sobre papel Japón Lliris blaus, 1987 (141 x 147 cm; 279), de Joan Hernández Pijoán, por 13.500 euros. Y una angulosa y sensual Tête de femme, 1928 (lápiz, 36,3 x 27,5 cm; 895), de Tamara de Lempicka, pero por 30.000 euros, lejos de los 12.276 euros pagados en junio de 2015 en Christie’s Londres. Vean con detalle el catálogo o visiten la exposición pues apenas hemos citado algunas de las muchas obras. Y Alcalá no defrauda nunca. Daniel Díaz @Invertirenarte

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search