Anglada Camarasa, Goya y la búlgara Souroujon fueron los otros triunfadores de la licitación mientras el Estado compró una pieza de Juan Navarro Ramón

Por encima de las mejores o peores ventas, hay que reconocer que Balclis es un ejemplo de transparencia y de calidad: ayer mismo por la mañana, apenas unas horas después de terminada su licitación, estaba disponible en su página web el precio de remate de cada una de las piezas. Chapeu! Y ojalá el ejemplo vaya extendiéndose al resto de las salas.

En nuestro artículo de previos (ver), comentamos que no sería fácil la venta de la pieza de Keith Haring (1958-1990), el grafitero neoyorquino amigo de los Warhol, Basquiat y demás. Por su dibujo a tinta sumi-e sobre papel Sin título (57,2 x 72,5 cm; lote 1887), fechado en 1982 por detrás en una etiqueta de la galería Bárbara Farber de Ámsterdam y con otra de la René Metras de Barcelona, se pedían nada menos que 90.000 euros, un precio que más de un coleccionista decidió excesivo. Sólo hacía falta uno, que apareció y ofreció esa cifra, que con comisiones e impuestos se va a 109.602 euros. Una inversión en toda regla, digámoslo claro, pues las obras de estos artistas tienen un potente reclamo en el mercado internacional, todavía con recorrido a corto y medio plazo pues tardará en desinflarse o al menos en reajustar sus precios…

Claro, es un contraste tremendo con el mercado de dos de las piezas más importantes que se ofrecían. Me refiero a la impresionante Procesión en Ávila (O/L, 142 x 116 cm; 1780, ver) de José Gutiérrez Solana y al delicado Chula con pañuelo azul, 1898 (O/L, 73 x 46,5 cm; 1642, ver) de Ramón Casas, ofrecido cada uno de ellos por 130.000 euros. Quizá el motivo principal haya sido que los precios eran excesivos –sumada la comisión y los impuestos, el posible comprador debería pagar 158.314 euros-, pero más allá de estas cifras, prefiero entrever una lectura más de fondo: los coleccionistas de contemporáneo internacional están dispuestos a desembolsar importantes sumas de dinero por piezas que a ojos clásicos son consideradas muchas veces como menores, mientras que los coleccionistas de pintura antigua e incluso moderna –Solana y Casas fueron singulares adelantados- no están dispuestos a llegar hoy día a esas cifras si no es por una pieza verdaderamente soberbia. Han perdido, en este sentido, esa alegría que antes sí se percibía para ese mercado, mientras los contemporáneos la tienen, y parece que a veces la derrochan.

En menor medida, claro, se percibe también en los precios pagados por papeles de autores muy recientes, vivos aún. De Jaume Plensa, su conjunto de doce técnicas mixtas sobre papel (22 x 29,5 cm c/u; 1865), Originales para Llibre de fusta, 1984 se vendió por los 7.000 euros pedidos, el mismo precio pedido y ofrecido por el dibujo a lápiz y acuarela de 1978 del revalorizado hasta increíbles límites Juan Genovés, Sin título nº 11 (39,5 x 60 cm; 1891). Con menor interés ya, se perciben los 5.000 euros pagados –apenas la salida- por Sin título, 1947 (O/papel/L, 68 x 48 cm; 1867, ver) de Joan Ponç. Y no digamos ya los 16.000 –la salida de nuevo- ofrecidos por el tardío pero de buen tamaño Fenêtre sur le jardín, 1974 (O/L, 80,5 x 99,7 cm; 1825) de Emilio Grau Sala, cuyos precios siguen bajando…

Los más modernos como Hermenegildo Anglada Camarasa conservan todavía ciertos precios y no dejan de ser aún una atracción. Los 34.000 euros de la salida en que se adjudicó su Olivares. Pollensa (O/T, 37,7 x 50,4 cm; 1679) parecen hablar de ello, pero como los coleccionistas miden mucho sus opciones, su Paisaje desde Montserrat, 1937-1937 (O/T, 23,7 x 33 cm; 1680), por el que se pedían 12.000 euros, no encontró quien los ofreciera… Algo similar, aunque más grave pues no se vendió ninguna, sucedió con las tres piezas que salían a pujas de Ramón Casas: la Chula ya comentada, Galería de Sant Benet de Bages, c. 1929 (67 x 76,5 cm; 1643) por la que se pedían 55.000 euros, y el carboncillo con pastel Una joven (44 x 57 cm; 1628, ver) por 18.000 euros. No es grave; es, simple y llanamente, un claro aviso para navegantes…

Por el contrario, el Estado se hizo con una buena tela tardocubista de un apenas conocido Juan Navarro Ramón, Joven regando una planta, 1931 (O/L, 75 x 64 cm; 1774) por apenas 1.900 euros. Sí funcionaron algunos autores del paisajismo catalán, y se vendieron por lo pedido aunque sus precios tampoco son ya lo que eran. De Modest Urgell, La processó, Sant Martí d’Empúries (O/L, 130 x 75 cm; 1621) se vendió por 13.000 euros; Playa, probablemente Sitges (O/L, 48 x 73,5 cm; 1670) de Joan Roig Soler, por 10.000; y El paseo (O/L, 49,5 x 64,5 cm; 1829) de Josep Amat Pagés por 6.500.

Acabamos con ventas importantes. De la búlgara Sultana Souroujon se vendieron por la lo pedido sus dos lienzos: Retrato de mi hermana Sophie con una flor, 1930 (O/L/cartón, 80 x 65 cm; 1757) por 15.000 euros, y Desnudos femeninos (O/L, 73 x 63 cm; 1759) por 20.000. De Francisco de Goya se vendió sólo uno de los conjuntos gráficos, Los proverbios, 1875 (segunda edición) por 25.000 euros, lo pedido también, quedando sus Caprichos, 1821-1836 (¿segunda edición?) sin comprador que diese los 20.000 pedidos.

Y en pintura antigua, cara y cruz. La cara, la venta por 10.000 euros de la delicada Anunciación (gouache/vitela, 20,5 x 15 cm; 1483) del toledano Ambrosio de Salazar, y la subida hasta los 13.500 de una Historia del Antiguo Testamento (O/L, 130 x 167 cm; 1522) de Escuela italiana del primer tercio del siglo XVIII. La cruz en forma de decepción al no encontrar comprador que diese 65.000 euros por el lienzo mexicano del siglo XVIII, De Mestiza y Español produce Castiza (48,6 x 81,4 cm; 1527, ver), la pareja del vendido en diciembre pasado en ese mismo precio. Con sus matices, me temo que lo contemporáneo lleva la delantera… Daniel Díaz @Invertirenarte 

Keith Haring. Sin título, 1982. Salida y remate: 90.000 euros

Keith Haring. Sin título, 1982. Salida y remate: 90.000 euros

Emilio Grau Sala. Fenêtre sur le jardin, 1972. Salida y remate: 16.000 euros

Emilio Grau Sala. Fenêtre sur le jardin, 1972. Salida y remate: 16.000 euros

Hermenegildo Anglada Camarasa. Olivera, Pollença. Salida y remate: 34.000 euros

Hermenegildo Anglada Camarasa. Olivera, Pollença. Salida y remate: 34.000 euros

Modest Urgell. La processó, Sant Martí d’Empúries. Salida y remate: 13.000 euros

Modest Urgell. La processó, Sant Martí d’Empúries. Salida y remate: 13.000 euros

Juan Navarro Ramón. Joven regando una planta, 1931. Salida: 1.800 euros. Remate: 1.900 euros. Comprado por el Estado

Juan Navarro Ramón. Joven regando una planta, 1931. Salida: 1.800 euros. Remate: 1.900 euros. Comprado por el Estado

Sultana Souroujon. Desnudos femeninos. Salida y remate: 20.000 euros

Sultana Souroujon. Desnudos femeninos. Salida y remate: 20.000 euros

Ambrosio de Salazar. Anunciación. Salida y remate: 10.000 euros

Ambrosio de Salazar. Anunciación. Salida y remate: 10.000 euros

Escuela italiana primer tercio del siglo XVIII. Historia del Antiguo Testamento. Salida: 12.600 euros. Remate: 13.500 euros

Escuela italiana primer tercio del siglo XVIII. Historia del Antiguo Testamento. Salida: 12.600 euros. Remate: 13.500 euros