Las compras de esta licitación se centraron fundamentalmente en la Escuela de París y en la pintura antigua

Es conocida por todos los coleccionistas la dificultad que tiene el mercado para decir y decidir lo que valen las piezas. Una venta pública importante puede distorsionar las obras de la misma época del autor, o al menos hacerlo creer a los poseedores de las mismas. Recuerdo que algo de ello ocurrió poco después de octubre de 2006, en aquella mítica subasta de Christie’s en el Palace, cuando una tabla de Hermenegildo Anglada-Camarasa que había salido a pujas con una estimación de 250.000 a 350.000 euros por nada menos que tres millones de euros… Y al poco tiempo, muchos coleccionistas pensaban que las suyas se habían revalorizado hasta el millón de euros, o más.

Todo esto viene al caso por lo sucedido en la subasta del 31 de enero y del 1 de febrero, ayer, en Ansorena. Personajes (O/L, 95 x 120,5 cm; 105) de Óscar Domínguez era, sin duda, una de las piezas fundamentales que ofrecía Ansorena en su licitación. Firmada en París en 1947, fue una pieza que, como recoge el certificado de Ana Vázquez de Parga, Domínguez pensaba presentar en el Salón de mayo de ese año, según conversación de la mujer del artista Maud. La obra se ofrecía desde los 80.000 euros, un buen precio, sin duda. Es más, en junio pasado, había salido a pujas en Sotheby’s Londres con una estimación de 70,000 a 100,000 GBP, pero no hubo interesados en esos términos, así que los 90.000 euros en que se adjudicó a un teléfono (108.900 euros para ser exactos, con el 21% de la comisión de la sala y los impuestos ya incluidos), parece un buen precio. Y más si tenemos en cuenta que el mismo lienzo lo había ofrecido rebajado Ansorena en febrero de 2013 por 130.000 euros (157.300 euros, comisiones e impuestos ya incluidos), tras sacarlo en enero de 2012 por 150.000 euros (181.500 euros, precio final).

Llamaron especialmente la atención las ventas de la Escuela de París. Si el lienzo de Francisco Bores, Retrato femenino, 1947 (65 x 54 cm; 473), expuesto en Copenhague en 1948 y en París en 1982, se vendió por la salida, 22.500 euros (en septiembre pasado no hubo interesados por 25.000 euros), por los lienzos de Emilio Grau Sala sí hubo más interesados, y ambos, Paddok à Deauville, 1960 (O/L, 38 x 46 cm; 476) y Sous la lamp, 1950 (O/L, 55 x 46,5 cm; 477), subieron de 12.000 a 13.000 euros. Y con Ismael González de la Serna sucedió algo similar, pues su gouache sobre táblex, Bodegón ante ventana (73 x 9 cm; 478), pasó de 7.000 a 8.500 euros, puja final defendida también como las anteriores, desde la mesa.

Causó cierta sorpresa, todo hay que decirlo, el interés por tres coleccionistas por un lienzo preciosista de Ricardo Villegas (no su hermano José, como apareció en el catálogo): La limpieza del salón (O/L, 84 x 148 cm; 154), que de los 6.000 euros iniciales terminó en 10.000, ofrecidos por un teléfono esta vez. En cambio, como comentamos en nuestro artículo de previos (ver), los importantes precios pedidos por piezas del siglo XIX de autores más típicos y más buscados, se demostraron, quizá por eso mismo, excesivos finalmente. Y me refiero, sobre todo, a los óleos de Emilio Sánchez Perrier, A orillas del Guadalquivir (360; 23.000 euros), de Eliseo Meifrén, Camino de la finca (631; 60.000 euros), de José Mongrell, Mujeres en la playa (1559; 30.000 euros), y de José Moreno Carbonero, Naturaleza muerta (160; 35.000 euros).

Dos datos más, interesantes. La colección completa de los 80 Caprichos de Francisco de Goya, probablemente quinta edición grabada por la Calcografía Nacional de la Academia de 1881 a 1886 (627; ver), subió de 5.000 a 9.500 euros, en una bonita lucha en coleccionistas. Más rápida fue la subida de la tabla de Joost Cornelisz Droogsloot, Fiesta en la aldea (94,5 x 156 cm; 601), que pasó en pocos segundos de la salida por 18.000 hasta los 30.000 euros finales, una puja escrita previa, defendida por la mesa, que también adjudicó, esta vez por los 18.000 euros iniciales, el lienzo de Jan van Kessel el Viejo, Piezas de caza (24 x 31 cm; 604).

Por último, hay que mencionar el nuevo fiasco por la segunda retirada de un lienzo de Julio Romero de Torres en apenas tres meses; si en la subasta del mes de noviembre fue el atractivo Retrato de joven dama (O/L, 100 x 115 cm; 502), que se ofrecía por nada menos que 125.000 euros (ver), el de ayer era una pieza menor por tamaño pero interesante por calidad, Retrato de dama (óleo y temple/L, 59 x 43,5 cm; 158), por el que se pedían unos mucho más modestos, y en ese sentido más atractivos, 17.500 euros. Una pena. Daniel Díaz @Invertirenarte

 

Óscar Domínguez. Personajes, 1947. Salida: 80.000 euros. Remate: 90.000 euros

Francisco Bores. Retrato femenino, 1947. Salida y remate: 22.500 euros

Emilio Grau Sala. Sous la lamp, 1950. Salida: 12.000 euros. Remate: 13.000 euros

Ricardo Villegas. La limpieza del salón. Salida: 6.000 euros. Remate: 10.000 euros

Joost Cornelisz Droogsloot. Fiesta en la aldea. Salida: 18.000 euros. Remate: 30.000 euros

Jan van Kessel el Viejo. Piezas de caza. Salida y remate: 18.000 euros