En Mercado

Una vasija china de la Edad de Bronce, protagonista en Sotheby’s

La pieza está incluida en la venta especializada que la casa de subastas celebrará los próximos días 21 y 22 en Nueva York

No es habitual que un bronce arqueológico atraiga más miradas que la cerámica en estas citas. Tradicionalmente el foco se ha situado sobre porcelanas, y estas han conseguido las cifras más llamativas. Sin embargo, lo excepcional del lote 583, una vasija para vino o you, rompe esta dinámica.

Fechada dentro de la dinastía Shang (1600 – 1046 a. C.) se corresponde, en forma y ornamento, a las piezas más refinadas elaboradas en la capital del reino, con la clásica decoración de máscaras taotie a ambos lados. No obstante, resulta inusual en la combinación de estos detalles formales, lo que hace muy complicado encontrar otro you con el que compararla. Podemos citar dos ejemplares que conservan el Museo de Bellas Artes de Virginia y el Museo Nacional de Nara como los más cercanos en importancia y estado de conservación. El primero de ellos coincide con la pieza que ahora se subasta en los relieves superficiales pero presenta una silueta distinta. En el segundo caso es al contrario.

Por lo tanto su valor no se basa únicamente en su calidad y antigüedad, sino en su relevancia dentro de la historia material de china durante el segundo milenio a. C. Con un precio estimado de entre 1.500.000 y 2.500.000 dólares promete ser una obra que despierte el interés de los coleccionistas especializados.

Aunque no cope toda la atención, la cerámica tiene un peso muy significativo en esta licitación. Cabe destacar, dentro de la veintena de piezas de celadón presentadas, los lotes 534 y 535, de magnífica factura. Este tipo de porcelanas son muy valoradas por su simplicidad y alta calidad. Un plato de celadón de la dinastía Song (960 – 1279) se adjudicó por 37.700.000 dólares el pasado 3 de octubre en Sotheby’s Hong Kong y se convirtió en la loza china más cara vendida hasta la fecha.

Los dos objetos mencionados no se corresponden a esa época, sino que son revisiones posteriores de la misma técnica durante el periodo Quianlong, en el siglo XVIII. No son más que una muestra de la fascinación que siempre han provocado estos aparentemente sencillos acabados.

Las piezas monocromas fueron en su momento las más difíciles de lograr, ya que precisaban de materiales de gran calidad y homogeneidad, además de una cocción muy controlada. El más mínimo error habría provocado el descarte automático de la porcelana.

A esto debemos sumar en el lote 534 la dificultad de la forma conseguida. Se trata de seis vasijas unidas en una sola pieza, gravitando cinco de ellas alrededor de la sexta. Un perfil tan extravagante que no se conservan más ejemplos. Si bien se inspira en otras vasijas múltiples de la dinastía Song. Es muy probable que tuviese una función dentro de la corte imperial. El lote 535 es otro objeto único y digno de mención, también de función imperial y de unas dimensiones inusitadas (68,6 cm). Cuentan con unas estimaciones altas de 250.000 y 500.000 dólares respectivamente.

Por último hay que señalar el lote 556, una pintura sobre seda que representa un Avalokiteshvara de 11 cabezas y varios brazos datada en 1629. Esta versión es la más popular del bodhisattva dentro del budismo tibetano y es común encontrarla en obras tanto pictóricas como escultóricas. En este caso la figura está enmarcada por una mandorla, alrededor de la cual se sitúan más de 300 figuras que encarnan deidades, dignatarios y devotos. En el eje central destaca un orante emplazado de espaldas al espectador y que porta una corona. Bordea la pieza una cenefa de lotos multicolores, y en la parte superior dos dragones con garras de cinco dedos (relacionados con la figura del emperador) cierran la composición.

Esta obra corresponde a una tipología de representaciones místicas de la última etapa de la dinastía Ming (1368 – 1644). Los colores suaves, el dibujo preciso y la abundante simbología trasladan al fiel a una realidad esotérica. Además, es un ejemplo de gran calidad dentro de la tradición de la pintura sobre seda china. Su high estimate se situa en 800.000 dólares. Héctor San José.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search