En Actualidad

Una tabla inédita de ‘Las tentaciones de san Antonio’


La galería Nicolás Cortés presenta una obra desconocida de Herri met de Bles, pintor flamenco coetáneo de Bruegel el Viejo especializado en paisajes y apodado el Civetta por los búhos que dibujaba en sus obras a modo de firma. La contingencia de los tiempos muestra esta tarde una instalación donde la pintura se convierte en protagonista de una experiencia inmersiva, junto a unas llamas proyectadas y música de fondo.


Es la primera vez que Paisaje nocturno con la tentación de san Antonio Abad de Met de Bles se exhibe en España. La tabla llega procedente de una colección particular belga y se presenta en la galería Nicolás Cortés con una escenografía que pretende introducir al espectador en la propia obra.

La instalación, que se ha titulado La contingencia de los tiempos por razones obvias, muestra unas llamas del infierno que abandonan físicamente el cuadro para envolver al público en medio de la penumbra. La flauta travesera de Alba Decinti, que interpretará esta tarde la «música del infierno» plasmada en El Jardín de las Delicias de El Bosco, completará esta experiencia coral que apela a varios sentidos. Además, el profesor Lorenzo Bartoli desentrañará algunas de las simbologías de la tabla, cargada de animales monstruosos, brujas, arquitectura fantástica y elementos oníricos.

Herri met de Bles (hacia 1510-1566) es un pintor flamenco del que se desconoce prácticamente todo, salvo que en su época los italianos le apodaron el Civetta, porque firmaba sus obras con un búho, a menudo escondido entre troncos de árboles o rocas (en este caso lo encontramos en la visera del yelmo situado a la derecha). En 1535 aparece documentado como Herri de Patenir entre los pintores de la Hermandad de San Lucas de Amberes, es posible que viajase a Italia y quizá sea el nieto de Joachim Patinir.

No firmó ninguna de sus obras y actualmente solo se conocen una decena de pinturas de su mano. Fue sobre todo un pintor de paisajes, aunque también tiene varias escenas religiosas como El Paraíso o La caída de Lucifer. En la obra que aquí se presenta, Paisaje nocturno con la tentación de san Antonio Abad, el autor concibe un paisaje infernal en un entorno nocturno, detalle que luego se normalizaría en pintores posteriores, según Jaco Rutgers, el experto que ha atribuido la tabla.

«Esta representación resulta excepcional en la obra de Herri met de Bles y en la historia del arte en general. Aunque la misma leyenda se narra a menudo en las primeras pinturas de paisajes de Hieronymus Bosch y sus seguidores –entre ellos, el propio Met de Bles–, esta es una de las primeras obras que presentan la escena en un entorno nocturno». Para sustentar su atribución, Rutgers tomó como referencia la obra conservada en el Kunsthistoriches que muestra un fragmento de este cuadro, durante años adscrito al propio Met de Bles, aunque ahora figura como «Imitador de El Bosco».

La diferencia entre la obra austriaca y la que ahora se exhibe en Madrid es precisamente el animal que figura en el yelmo; pues la célebre lechuza de la tabla madrileña parece haberse sustituido por otro animal en el caso de la obra conservada en Austria.

La variedad de personajes representados en la escena –desde el santo situado a la izquierda a los seres que revolotean por la parte superior–, y de las pinceladas del fondo rocoso o el incendio, nos hablan de un autor minucioso, apenas conocido en nuestro país, al que ahora podemos descubrir gracias a la galería Nicolás Cortés.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search