En Mercado

Una moneda de 5 centavos de 1913 se remata en más de 4,5 millones de dólares


Ha sido un verano agitado en las subastas de numismática, sobre todo en Estados Unidos donde no hacen el parón que sí se aprecia, en menor o mayor medida, en Europa. Así que allí dirigimos la mirada para un comentario del mercado, con una sorpresa mayúscula como ha sido el remate en más de 4,5 millones de dólares por una moneda de 5 centavos de 1913 en Stacks and Bowers.

Al otro lado del Atlántico se celebra la mayor feria numismática, bajo el auspicio de la American Numismatic Association, con el nombre de Word´s Fair of Money. En ella se dan cita comerciantes internacionales, pero un protagonismo mayoritario es para los locales por supuesto. Esta vez la itinerante cita se localizó en Filadelfia. Alrededor de la propia feria se celebran cursos y seminarios, reuniones de clubs y asociaciones, presentaciones de libros, presentaciones… y sobre todo intensivos de subastas. Había dos citas llamativas; la de Stacks and Bowers y la de Heritage. Ambas celebran varios remates; uno para moneda norteamericana, otro para moneda del mundo, incluyendo antiguo, y luego alguna otra excusa, ya sea una colección, o un apartado de billetes por ejemplo, además de los remates por internet. Es decir, hablamos de miles de lotes en cada casa.

Stacks remataba más de 5000 lotes, incluyendo una segunda parte de una colección de moneda colombiana republicana y de billetes, y una notable venta de moneda norteamericana. De esos lotes, alrededor del 7%, se remataron en cinco dígitos, incluyendo una docena de lotes que se remataron en seis dígitos. Y un lote superó los 4,5 millones de dólares. Estos números arrojan claramente el vigor del mercado actual. La venta ha sido de más de 40 millones de dólares en total. No podemos destacar más que algún detalle: el mencionado remate de 4.560.000 dólares por el 5 centavos de 1913, logrando ser, por precio, la quinta moneda más cara vendida en subasta. Era una rareza de la que se entiende solo se acuñaron cinco ejemplares, estando dos en museos. Además era la de más alta calidad. La expectación era grande, y la puja fue muy reñida. La estimación de 3,5 millones se quedó corta. Se podría señalar también el dólar de 1895-O (Morgan) en calidad excepcional, que se remató en 336.000 dólares.

Por otro lado, la otra cita no se quedaba corta. Heritage remataba otros tantos lotes en distintas sesiones. Alrededor del 10% de esos lotes se adjudicaron en cifras de cinco dígitos o más, incluyendo más de 40 lotes en cifras de seis dígitos, y un lote que se fue por más de 2,1 millones de dólares. Otro éxito sin duda. El remate más fuerte fue el de los 5 dólares de 1854 S, uno de los cuatro ejemplares conocidos (uno está en un museo) de esta pieza de la que solo se acuñaron 268 ejemplares. La venta total de esta casa también superó los 40 millones de dólares. Otra pieza a destacar fue la adjudicación del primer duro acuñado en América, una moneda española, el duro del ensayador Rincón acuñado en México en tiempos de Carlos y Juana. Solo se conocen tres ejemplares. La importancia es indiscutible ya que es la entrada de la que será la moneda protagonista a partir de entonces, el duro de plata u 8 reales, moneda que derivará en el dólar norteamericana tras la independencia. En esta ocasión el martillo se detuvo en 528.000 dólares americanos.

Con estas cifras tan elevadas volver a la realidad no será fácil pero debe darnos ánimo a seguir en esta bella pasión que es el coleccionismo numismático. Ya en breve comenzará la temporada de septiembre. Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search