En Mercado

Un Torres García estimado en 500.000 euros, a la venta en Setdart

En la cita del día 14 Setdart reúne un conjunto de obras de algunos de los más celebrados artistas del siglo XIX y XX en la venta titulada “Piezas selectas”.


Setdart nos tiene acostumbrados a reunir para cada una de sus ventas lotes que guardan algo especial en común. Normalmente se trata de una cronología, una escuela o un género, pero en la venta que celebrarán el próximo 14 de octubre, el factor en común es la calidad de las piezas.

No obstante, podemos encontrar otros puntos en común, como la procedencia española de la mayoría de los artistas y un lapso que cubre, esencialmente, el siglo XIX y la primera mitad del XX. En este tramo sobresale el retrato de Aline Masson por Raimundo de Madrazo. La modelo posó en numerosas ocasiones para el pintor descendiente de una de las más grandes familias artísticas de su siglo, dando como resultado algunas piezas bien conocidas y que cuelgan en museos de gran calado. Quizá la que venga a la mente primero es la que custodia el Museo del Prado de 1876. Esa es precisamente la fecha del lienzo de Setdart, que cuenta con unas estimaciones de entre 80.000 y 100.000 euros.

En esa misma cronología también se encuentra Francesca de Rimini, óleo de José Benlliure fechado en torno a 1890. Esta composición de grandes dimensiones –170 x 297 cm– evoca el V canto de la Divina Comedia de Dante. Francesca protagoniza uno de los fragmentos en los que el poeta florentino trata con gentileza a una contemporánea suya (cualquiera que lea el Infierno puede comprobar que se trata, en gran medida, de una serie de castigos imaginarios para buena parte de los malvados que conoció Dante). Esa evocación amorosa es también una de las más reproducidas en el arte cuando se trata de representar la Divina Comedia. Benlliure trata la escena casi de manera onírica, captando la esencia de unos versos que, en ocasiones, son difícilmente traducibles al entorno de lo real. Los pujadores pueden esperar unos resultados de entre 25.000 y 30.000 euros, según ha pronosticado la casa de subastas. Pero no es el único lienzo del valenciano con esas dimensiones y aspecto mágico. Las brujas también se presenta en esta licitación. En el dorso se encuentra un fragmento de una pintura historicista titulada Tierra que el artista realizó tras su llegada a Roma en 1879. Sus estimaciones se sitúan entre 45.000 y 50.000 euros.

Una llamativa Maja desnuda de Antonio María Esquivel podrá ser adquirido también el día 14 con unas estimaciones de entre 20.000 y 25.000 euros. El pintor decimonónico ha gozado en los últimos meses de buena fortuna en el mercado internacional. Retrato de una bailarina, lienzo firmado, fue vendido en Sotheby’s Londres el 29 de julio por 11.250 libras, y tan solo un mes y medio antes fue adjudicado por 20.000 dólares en la misma casa Mujer sentada al borde de la cama sin atribución, pero, con mucha probabilidad, procedente de los pinceles de Esquivel.

Y en una cita con tanto siglo XIX de calidad no podía faltar Joaquín Sorolla. La santera es un óleo de 54 x 39 cm. que retrata una escena costumbrista con el aire académico, y de fascinación por la historia, tan presente en la escena artística española de finales del novecientos. Es en los pequeños detalles donde sobresale esta pieza, con toda la azulejería definida, el trabajo en metal de la lámpara, los bordados de la ropa de la retratada y la deteriorada pintura de una Piedad colgada de la pared. Pintada cuando tenía solo 27 años, esta pieza encontró con seguridad un buen comprador gracias a Francisco Jover, su marchante. Los actuales coleccionistas pueden esperar que se remate entre 60.000 y 70.000 euros.

En la parte más contemporánea nos encontramos con el que ha sido ensalzado como padre de las vanguardias latinoamericanas del siglo XX, Joaquín Torres García. No en vano es el lote con la mayor estimación de la velada, de 400.000 a 500.000 euros. Una cifra de gran importancia para nuestro mercado nacional, pero justificada en la naturaleza de la pieza. Dentro de la producción de Torres García encontramos piezas previas a su deriva más vanguardista que, aunque relevantes desde el punto de vista del estudio del artista, generan un interés inferior en los coleccionistas. Un conjunto que desee contar la historia del arte latinoamericano del último siglo debe tener un Torres García maduro. Composición abstracta a Manolita, de 1942, lo es. Expresa la experimentación e interés por la búsqueda de un lenguaje artístico universal.

Cerrando ya este repaso por los lotes de “Piezas selectas”, hablaremos de tres piezas de maestros antiguos: un retablo de la Virgen de la leche del grupo del Maestro de Perea, de finales del siglo XV, un Florero de Juan de Arellano y Santos en Gloria de Francesco Solimena. La primera de ellas ha sido estudiada por el conservador del Museo de Bellas Artes San Pio V de Valencia, David Gimilio, y confirmada por Fernando Benito, director de la pinacoteca. Procede de la colección de los condes de Alcubierre. Es una pieza representativa del gótico tardío del levante y está intacto, sin ni una tabla faltante. Esta espectacular pieza está valorada entre 200.000 y 250.000 euros.

En el caso del arellano, se trata de una de las composiciones en las que el artista se especializó, un Florero. Este tipo de piezas ha gozado de una gran popularidad en diversos momentos, pero ya desde el comienzo fueron codiciadas por la élite madrileña, que las adquiría en gran número desde que en 1646 abriese Arellano un establecimiento donde comercializaba sus obras. La atención al detalle, no solo en los efectos ópticos generados por el cristal del jarrón, sino en la taxonomía de las flores, que son perfectas representaciones de variantes botánicas reales justifican los 150.000 a 200.000 euros de estimación.

Por último, tenemos Santos en Gloria, de Solimena. Este rompimiento es típico de la producción del italiano, que representó a la perfección el espíritu religioso del sur de Italia a finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. Su relación con un gran número de casas reales europeas hace que sus creaciones se encuentren dispersas por todo el continente, sin que él llegase a desplazarse, salvo en contadas ocasiones, de Nápoles. Se estima que las pujas podrán llegar a 50.000 o 60.000 euros.

Estaremos muy pendientes de lo que ocurra el próximo miércoles en Setdart.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search