En Mercado

Tarde muy animada con constantes ventas, donde una vez más la plata y el arte oriental resultan los más beneficiados

 

La presencia de un representante del Estado en la sala, y pendientes todavía de la salida de algunas piezas importantes, la expectación crecía ante una posible adquisición por parte de este. La sorpresa fue cuando decidió ejercer su derecho de tanteo sobre un marco de madera (1238) de raíz y ebonizada con conchas naturales en su interior, por 140 euros desde los 100 en que comenzó. La misma sorpresa que nos produjo, que esos lotes más sobresalientes quedaran sin vender, me refiero sobre todo, a las dos esculturas de Mariano Benlliure, “Accidenti!” (825) y “Mi nieto” (831). Y es que esta, de nuevo nos demuestra que no está pasando su mejor momento en nuestro país, teniendo que ser retiradas algunas de ellas. A excepción de la “Flagelación de Cristo” (1043) de la Escuela italiana del s. XVII por 8.000 euros en una oferta en la mesa desde los 7.000 en que comenzó. Convirtiéndose en la cifra más alta de todas las artes decorativas. No fallaron tampoco como era de esperar los dos bustos en mármol de los dos emperadores romanos, 683 y 684, dándose a sendos compradores en la sala por 2.000 y 3.250 euros desde los 2.000 de inicio. Y es que este tipo de piezas suelen tener una buena aceptación entre los coleccionistas, como también vienen siéndolo algunas esculturas de marfil, como el 1017, un “San Sebastián atado a la columna” del s. XIX, adjudicándose por 3.750 euros, lejos de los 2.000 en que partía.

 

Pero como ya comentaba, fue el arte oriental uno de los grandes animadores de la jornada. En el que destacó la venta de un bote con tapa en lapislázuli (940), completamente tallado con pájaros y árboles. De la Dinastía Qing del s. XIX y con una altura de 18 cm, se remató en 3.000 euros por ofertas previas, seis veces más de los 500 euros de su tasación inicial. Se vendieron también como era de prever todas las esculturas en coral rojo, a excepción de la más cara, “Dama con farolillo” por 6.000 euros, algo realmente extraño, por la tendencia al alza de este tipo de piezas. También es cierto que las otras dos que nos ofrecían en su catálogo, no alcanzaron las cifras a las que nos tienen acostumbrados, y no fue por falta de interés, ya que pudimos contabilizar hasta cuatro compradores. De esta forma se vendió una “Geisha” (750) por tan sólo 1.500 euros desde los 750 en que partía y “Dama y ancianos” por 3.750 euros, habiendo comenzado en 1.800. En porcelana, sobresalió la venta del 966, un Meiping azul y blanco con tapa en madera calada y pomo de jade de la Dinastía Qing del s. XVIII en 1.400 euros al teléfono desde su inicio de 600. Y el 957, “Guanyin de los mil brazos”, una escultura en porcelana “blanc de chine” del s. XIX y 71 cm de altura en 1.100 euros, casi tres veces más de los 400 de su salida.

 

La otra de las secciones que reunió a un mayor número de interesados tanto en la sala como a los teléfonos fue, la plata. Y en la que sobresalió la venta de la cubertería (747) de 12 servicios con un total de 169 piezas y 7,480 kg. de peso sin cuchillos, por 7.500 euros a un pujador allí presente, muy lejos de su estimación inicial de 2.000 euros. Muy buena cifra también la que alcanzo un juego de doce bajo platos (664) en plata mexicana punzonada, Ley Sterling, con decoración relevada a modo de cordón en el perímetro, y por los que llegaron a dar 4.000 euros desde los 2.000 en que empezaron. Otra pieza destacada fue el 659, juego de café y té en plata mexicana punzonada, Ley 925, con marcas de “Plata Villa”. Formado por samovar, cafetera, tetera, lechera, azucarero y cuenco con colador. Todo ello sobre bandeja oval con asas y un considerable peso de 8,206 kg aprox. Comenzó en 2.500 euros y se fue hasta los 3.250, momento en el que se bajó el martillo a una puja al teléfono. Por 1.900 euros se adjudicó una custodia (1015) en plata punzonada dorada y en su color, decorada con esmaltes azul y verde y aplicaciones de joyas antiguas. Datada en Francia en el s.XIX, se había tasado inicialmente en 1.000 euros.

 

Del resto de la licitación hubo algunos remates llamativos, como el 830, una lámpara de techo de 18 brazos de luz en cristal de bohemia color rubí y una altura aproximada de 140 cm, y que tras una interesante disputa entre dos interesados ascendió hasta 4.000 euros, desde los apenas 1.000 euros que pedían de partida. Buena subida también la que obtuvo un reloj de sobremesa francés del s.XIX (640) en bronce dorado y pavonado con guarnición de candelabros. Salía en 800 y acabó en 2.750 euros a una puja al teléfono. Especial valor tuvo los 5.000 euros que se dieron, aunque fueran los de su inicio, por un tapiz flamenco del s. XVIII, “Alegoría de Venus” (716) firmado Teniers, Bruselas – Brabante. Y es que este tipo de piezas suelen ser difíciles de colocar actualmente en el mercado. Mariano Santos @AntgOln

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search