En Actualidad

Sorolla, a través del prisma de Pedro Masaveu

El Centro Niemeyer reúne por primera vez los 58 lienzos del «pintor de la luz» atesorados por el empresario asturiano y su mayor coleccionista privado, cuya línea de mecenazgo se ha mantenido gracias a la Fundación Maria Cristina Masaveu Peterson 


Pedro Masaveu (1939-1993) fue un destacado empresario ovetense, además de gran amante del arte. A lo largo de su carrera, consiguió reunir una interesante colección personal, al tiempo que impulsó con nuevas adquisiciones la Colección Masaveu (uno de los fondos artísticos más importantes de España, cuyos orígenes se remontan al siglo XIX).

Mecenas y filántropo, fue también el principal coleccionista privado de Sorolla. No en vano llegó a atesorar hasta 59 obras del pintor valenciano, realizadas entre 1882 y 1917. Todas ellas, a excepción de Llegada de la pesca –actualmente en el Reina Sofía–, se exhiben ahora en el Centro Niemeyer de Avilés gracias a la muestra Pedro Masaveu: pasión por Sorolla.

Se trata de la primera vez que el conjunto se presenta al público. También es la primera ocasión en la que las pinturas se vuelven a encontrar, tras separarse en 1994. Entonces, María Cristina Masaveu Peterson entregó cerca de 400 piezas de la colección personal de su hermano –entre las que se encontraban 13 telas firmadas por Sorolla– al Principado de Asturias en concepto de dación. Este, a su vez, depositó el conjunto en el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Las 13 pinturas de Sorolla depositadas en el museo asturiano se reúnen dos décadas después con las 46 que todavía continúan en la Colección Masaveu. Un feliz reencuentro que sirve para rendir homenaje al coleccionista, en el 25 aniversario de su fallecimiento.

Dicha exposición, organizada por la propia Fundación María Cristina Masaveu Peterson y el Centro Niemeyer, ofrece un recorrido por las diferentes temáticas desarrolladas por Sorolla, con especial atención en sus escenas de playa y mar. En ese sentido, cabe destacar títulos como Playa de Valencia. Sol de tarde (1908) o Corriendo por la playa. Valencia (1908). La visita se completa con momentos íntimos y familiares, como el que muestra en Mi mujer y mis hijas en el jardín (1910) o en La familia de don Rafael Errázuriz Urmeneta (1905), además de composiciones florales o bodegones.

Toda una orgía de colores y matices lumínicos del maestro valenciano inundan las salas del centro, que ha optado por un singular montaje de los cuadros. Las estructuras de vidrio que sustentan cada una de las obras se inspiran en los caballetes de cristal proyectados por la arquitecta italo-brasileña Lina Bo Bardi para exponer la colección del MASP (Museo de Arte de São Paulo). El uso de tales soportes supone un guiño al edificio, concebido por otro arquitecto brasileño: Oscar Niemeyer.

La Fundación ha sido quien ha apostado por esta singular montaje, que permite al visitante tener una perspectiva completa, clara y única del conjunto de obras expuestas. Pedro Masaveu: pasión por Sorolla está comisariada por Blanca Pons-Sorolla, la principal experta en la vida y obra del pintor; y podrá verse en Avilés hasta el 6 de enero.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search