Reflexiones sobre las escuelas experimentales en un curso del Reina

Reflexiones sobre las escuelas experimentales en un curso del Reina

La Fundación de Amigos del Museo Reina Sofía prepara para los días 27, 28 y 29 de septiembre un monográfico que estudia y analiza La Bauhaus, el Black Mountain College y la Escuela HfG, tres centros educativos del siglo pasado que se convirtieron en lugares de intercambio y desarrollo de ideas vanguardistas.

La didáctica experimental será el foco de atención de las próximas Lecciones del Arte celebradas en la Sala de Amigos del Museo Reina Sofía. En esta ocasión, el curso fijará su mirada en tres instituciones que superaron su función de meros centros de enseñanza para convertirse en verdaderos puntos de encuentro, análisis e investigación de algunos de los creadores más importantes del siglo XX, como Mies van der Rohes, Max Bill, Richard Buckminster Fuller o Merce Cunningham.

Cristina Guedán Pecker dirige este monográfico titulado Escuelas experimentales de arte, un curso organizado por la Fundación de Amigos que cuenta con la colaboración de la Fundación Sabadell. Durante la última semana de septiembre –concretamente los días 27, 28 y 29– se estudiarán tres casos prácticos de centros educativos nacidos durante la primera mitad del siglo pasado en Europa y Norteamérica.

Clases en el Black Mountain College, verano 1949. State Archives of North Carolina Raleigh, NC, No restrictions, via Wikimedia Commons.

Se trata de universidades o instituciones multidisciplinares que, al menos durante unos años, convirtieron en realidad la utopía de crear un espacio artístico donde enseñar, aprender y fomentar el arte contemporáneo en todas sus vertientes. La primera de ellas fue La Bauhaus, creada por Walter Gropius en 1919 bajo el lema “la forma sigue la función”. Esta escuela estatal tuvo sede en Weimar y Dessau, funcionó hasta la llegada de los nazis y llegó a ser dirigida por Van der Rohe. La historiadora Cristina Guedán Pecker será quien hable de esta escuela referente para la arquitectura, el arte y el diseño alemán.

Al día siguiente, Miriam Barbosa Vergara ahondará en un caso similar, en esta ocasión radicado en Estados Unidos. El Black Mountain College fue un centro de experimentación multidisciplinar surgido cerca de Ashville en 1933, donde se produjo la confluencia de las artes plásticas con la música y la danza. Lamentablemente, también esta universidad cerró sus puertas, 24 años después de su fundación. Para finalizar este monográfico de Escuelas experimentales, Andrew Shields Hamilton hablará sobre un tercer ejemplo digno de estudio: la Hochschule für Gestaltung (HfG). Este centro nació en Ulm en 1953 con intereses más enfocados en la tecnología y los métodos de producción, además llegó a convertirse en el proyecto pedagógico más influyente dentro del ámbito del diseño industrial hasta 1968. En su caso, la HfG aunó este última disciplina con la informática, la cinematografía y la comunicación audiovisual.