NÚMERO 20 | OCTUBRE-DICIEMBRE 2013

35,00

Category: .

| PRESENTACIÓN

DE DALÍ A VELÁZQUEZ

Dicen que la bolsa siempre adelanta el cambio de tendencia en la economía, sea para bien o para mal. Los inversores saben también, por experiencias recientes, que las crisis se suceden con mayor frecuencia, pero los indicadores –cada vez más y mejor calculados– tampoco suelen fallar. Digo esto para que no piensen que lanzo las campanas al vuelo en lo que a mercado de arte se refiere. No lo hago. Pero sí adelanto que parece que poco a poco las cosas empiezan a cambiar, por lo menos en lo que se refiere al arte español. Las crónicas que hacen José Luis Requena y Alfonso Carbajo de lo sucedido en los últimos meses son reveladoras. Nuestro arte vuelve a pisar fuerte en el extranjero, gracias al joven Ribera, a Murillo, a Sorolla, a Fernando Zóbel, a la escultura barroca policromada y a las artes decorativas siempre poco consideradas en nuestro país. El mercado interior, con unos precios más ajustados, está resultando también más atractivo, especialmente a los inversores extranjeros.

En otro orden de cosas, parece que a las exposiciones y museos no les ha ido tan mal. Tras haber explotado, como convenía a la crisis, el fondo de armario, el Museo Reina Sofía despidió a Dalí como lo inauguró, con largas colas que equilibrarán el número de visitantes del Centro de Arte, algo que siempre preocupa a su director. Dalí se va y el Prado da la bienvenida a los últimos retratos de Velázquez. Es una muestra de otro tipo. No sé si conseguirá las colas de Dalí, pero las merece, pues no es frecuente que los cuadros de la Familia Real pintados por el maestro sevillano dejen el Museo de Viena. La comparación de estas obras maestras con las del Prado y los retratos de discípulos y seguidores del pintor resultará fundamental para descartar algunas piezas y conocer mejor otras. Como dice Juana de Aizpuru en la entrevista de este número, hay exposiciones que son útiles a los visitantes y les mejoran intelectualmente. Es el caso de las de Dalí y Velázquez.

Por Fernando Rayón

| SECCIONES DE LA REVISTA