NÚMERO 2 | ABRIL-JUNIO 2009

35,00

Category: .

| PRESENTACIÓN

NO TODO ES MENTIRA

Dicen los expertos que una de las razones fundamentales de la crisis consiste en que las empresas, los bancos, los inversores, los analistas… casi todos los que están involucrados en ella no han contado la verdad de lo que ocurre. No sabemos hasta dónde llegan los agujeros económicos ni tampoco quiénes, y de qué manera, están afectados. Quizá por eso podríamos decir que nos encontramos ante una crisis de sinceridad. El mundo del arte no es ajeno a esta situación. La reciente feria ARCO es una buena muestra de ello.

Al día siguiente de cerrar, la organización de ARCO se apresuró a anunciar los «buenos resultados». Para justificarlos se daban cifras de ventas totales… y poco más. Se ponían de ejemplo las compras «institucionales», pero aquí ya no se completaban los datos. Nos contaban que el Reina Sofía había comprado obras por valor de 676.272 euros, pero no que en la pasada edición habían gastado 1.164.000, casi el doble. Para la fundación ARCO, IFEMA invirtió este año 150.000 euros, cuando el pasado había comprado por 250.000. El CGAC había comprado por 130.000 euros, mientras el pasado año había gastado 230.000. Nada se decía del MUSAC, quizá porque no había hecho ninguna adquisición, cuando la pasada edición compró 14 obras por valor de 312.760 euros.
Habría que pensar, cuando se ofrecían aquellos datos, si no queremos buscar otra razón de índole personal, que la explicación era no hacer más daño a un sector que en España lo está pasando realmente mal. Las últimas ediciones de Feriarte, ArtMadrid y Artesanía han ahondado en el desastre de ARCO. Obviamente la solución no está en enmascarar las cifras y la verdad, sino en tomar medidas urgentes que ayuden a los profesionales del sector y a los que invierten en arte.

Desgraciadamente, nada de esto ha ocurrido.

Fuera de nuestro país –no todo es mentira– las cosas son diferentes. Da gusto ver una feria como la de TEFAF en Maastricht. No sólo los gobiernos colaboran, incluso con sus delegaciones oficiales en otros países, sino que ayudan a los expositores y ajustan las comisiones. Así les va. Incluso los galeristas se han sentido obligados a bajar –estamos en crisis– sus precios. Quizá también por eso, porque hay que enfrentarse a los problemas con optimismo, celebramos la presentación de esta revista en el Prado, con una visita a la exposición de Bacon. Su director, Miguel Zugaza, y Pilar Citoler, Presidenta del Patronato del Reina Sofía, presentaron el acto. Acudieron muchos amigos. Fue un día lleno de optimismo que nos invita a pensar que no todo lo que nos rodea es una triste mentira.

Por Fernando Rayón

| SECCIONES DE LA REVISTA