En Actualidad

PARCUM, un nuevo museo tras los muros de una abadía en Lovaina


La exposición temporal (Un)Worldly. Images of Seclusion and Liberation, que aúna arte clásico y contemporáneo, inaugura las salas de este centro cultural que abrió sus puertas el pasado 25 de octubre en el ala oeste recién restaurada del complejo monástico. 

Por fuera parece una iglesia románica pero por dentro esconde mucho más. La Abadía del Parque (Park Abbey) de Lovaina es un complejo de 42 hectáreas que desempeñó un papel significativo en el desarrollo religioso, cultural y económico de Leuven. Se trata de uno de los centros religiosos mejor conservados de los Países Bajos y ha sido sede ininterrumpida de los monjes norbertianos desde el siglo XII. Aún hoy, cerca de 30 religiosos siguen durmiendo en las celdas que se esconden tras sus muros.

Durante los últimos cuatro años, Park Abbey se ha sometido a un lavado de cara; más bien a un profundo proceso de restauración, que le ha permitido recuperar parte de los espacios que tenía. Uno de ellos, situado en el ala oeste de la abadía, acoge PARCUM, el nuevo centro de debate artístico –religioso o laico– que se autodenomina como “museo para el diálogo entre la religión, el arte y la cultura”.

(Un)Worldly. Images of Seclusion and Liberation es la exposición inaugural con la que se ha abierto el centro. Presenta el legado de unas 25 iglesias, monasterios y abadías de la región, cuyos fondos se han estudiado, catalogado y, en ocasiones, incluso restaurado. La muestra se completa con una selección de obras más modernas, firmadas por Mario De Brabandere, Marlene Dumas o Ann Veronica Janssens, entre otros.

Tallas religiosas, pinturas, libros de oraciones, instalaciones y hasta un audiovisual integran el recorrido, que se organiza en torno a siete temas sin seguir un orden cronológico. Una de las obras más impactantes es Aerogel, el bloque de aire sólido que Ann Veronica Janssens ha encerrado en una vitrina y que podrá verse hasta el 2 de febrero de 2018.

Park Abbey fue fundada en 1129 por iniciativa de Godogredo, el Barbudo, duque de Lovaina y Bramante. Este cedió su parque de caza a los norbetianos para que pudiesen construir su monasterio, que en su día contó incluso con una granja, un molino de agua y un estanque, además de la iglesia y su cementerio.

El interior del monasterio y la decoración de los edificios se han mantenido prácticamente intactos, de modo que aún se pueden ver los estucos barrocos de los techos (especialmente en la biblioteca).

La apertura de PARCUM constituye la primera fase del proyecto que integra la rehabilitación de todo el complejo, cuyas obras durarán hasta 2020. Será entonces cuando el claustro y la iglesia recuperen todo su esplendor. SGM

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search