En Actualidad

Nicolás Cortés Gallery reivindica la conservación del planeta en ‘Natura viva’

 La galería madrileña se alía con la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) para presentar una exposición integrada por obras barrocas y seis artistas vivos –como Saverio Polloni o Juan Varela– que retratan animales. Alwin van der Linde, María Carrión y Myriam Álvarez de Toledo también se han sumado a esta iniciativa artístico-solidaria, que destinará el 7% de lo recaudado a salvar el ecosistema de un ánade en peligro de extinción.


“Es un canto a la naturaleza, a la vida y a la conservación de nuestro medioambiente”, afirma José Miguel Carillo de Albornoz, nuevo director comercial de la galería. Según explicó durante la presentación, Natura viva es un proyecto organizado de manera conjunta con la asociación SEO/BirdLife, además de con los artistas participantes. Todos ellos se sumaron a la propuesta de Nicolás Cortés Gallery cuando les contactaron para organizar una muestra solidaria y recaudar fondos para colaborar en la defensa de la cerceta pardilla, el pato más amenazado de la fauna ibérica,

Arte, naturaleza y activismo caminan de la mano en esta exposición que aúna las obras conceptuales de María Carrión, las acuarelas científicas de Luis Varela y los cuadros tropicales de Myriam Álvarez de Toledo, entre otras piezas. El recorrido se ha estructurado en dos espacios y permite contemplar, juntos, obras de pintores barrocos como Tomás Yepes y Juan van der Hamen con autores contemporáneos (por primera vez presentes en la galería madrileña). Por ejemplo los retratos de gallos y lechuzas realistas de Saverio Polloni se exhiben al lado de Loro africano de Miguel Parra (1826-1868).

Polloni, primer artista en sumarse al proyecto, presenta decenas de animales pintados con minuciosidad casi fotográfica y a tamaño natural. Siempre con el lienzo situado sobre plano, porque no trabaja con caballete, cultiva su propio género del retrato: el de animales. Aplica las miles de pinceladas que necesita para obtener la crin del caballo o las plumas de ese águila imperial que da la bienvenida al visitante. Su imponente presencia basta para llamar la atención del espectador, pero es que además se coloca en un marco del siglo XVI de Alonso Carbonel e impresiona aún más.

El autor holandés afincado en Extremadura Alwin van der Linde posee un estilo más hiperrealista, aunque no se siente muy cómodo con esa etiqueta. Activista desde la década de los setenta, con su pintura trata de poner el foco en los problemas más acuciantes que afectan a la naturaleza. Por eso no puede evitar mostrar a un cuervo graznando, “porque como los humanos no hacemos nada, los animales han empezado a protestar”. Otra de sus obras muestra a un buitre y un águila en un paisaje rocoso sin apenas cielo, metáfora o distopía entre cazadores y cazados que deja poco lugar al optimismo.

Por su parte, Juan Varela expone varias acuarelas y óleos que permiten conocer las diferentes especies de aves. Su formación como pintor y biólogo especializado en ornitología le ha llevado por diversas partes del mundo para estudiar desde el águila moteada de Israel hasta el charrán rosado de Las Azores, el búho de Perú o los chorlitos grises antes de emigrar al norte de Europa. En su caso trabaja a partir de anotaciones del natural y apuntes hechos en los cuadernos que le acompañan en cada uno de sus viajes.

Guiomar Álvarez de Toledo y Myriam Álvarez de Toledo muestran todo tipo de animales: exóticos, salvajes y domésticos. Y además de sus obras expuestas físicamente en la Nicolás Cortés Gallery, presentan más trabajos de manera virtual, ya que la muestra se completa con un recorrido virtual 3D disponible en su web.

Fuera del género de la pintura, María Carrión fija su mirada especialmente en las aguas marinas y sus habitantes. La artista recurre a la fotografía y el vídeo para ilustrar la vida de las posidonias y el plancton bajo el agua, el aleteo de la tórtola turca o el comportamiento de los bancos de peces ballesta en su serie Ballestas errantes.

Natura viva es una exposición que recopila decenas de obras centradas en el reino animal, un recorrido pictórico y fotográfico cargado de especies en peligro de extinción cuyo futuro depende de nosotros. Esperemos que su visita, hasta el 22 de julio, nos aporte algo más que un paseo estético. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search