En Actualidad

MANUEL BORJA-VILLEL MUESTRA UN MODERADO OPTIMISMO AL FRENTE DEL REINA SOFÍA

El director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, acompañado por los dos subdirectores Joao Fernandes y Michaux Miranda, se mostró moderadamente satisfecho con la evolución tanto del número de visitantes- que probablemente igualará el récord de 2013, alcanzando cerca de 3,2 millones de personas- como de los ingresos obtenidos y el aumento de la autofinanciación que está mejorando y acercándose a casi el 30%, así como por la calidad y variedad de la oferta expositiva a lo largo de 2015, que ha permitido llegar a públicos masivos y minoritarios con una vocación de servicio público. También Borja-Villel avanzó con ilusión los proyectos de 2016 e incluso habló de una gran exposición dedicada a Picasso en la primavera de 2017 con motivo del 80 aniversario del Guernica y de los 25 años de su instalación en el Reina Sofía.

Las exposiciones dedicadas al Kunstmuseum de Basilea, una de las más visitadas, junto a las de Carl Andre, Fabre, Morton, David Andújar, Fele Guzmán en la primera parte del año, unidas a las de Aballí, Giralt, Constant, Mohamedi o Wróblewski, entre otras, ha permitido combinar lo popular con lo minoritario y eso ha hecho que se haya podido mantener un flujo de visitantes sostenido durante todo el año 2015.

Esta línea de programación va a continuar en 2016, que abrirá con las propuestas de Ulises Carrión y de Damián Ortega, continuará con el artista suizo Rémy Zaugg, Cuestiones de percepción antes de presentar una exposición de Wilfredo Lam y, sobre todo, la gran apuesta de la primavera con Campo Cerrado. El arte español de la posguerra 1939-1953, que se propone “dar luz sobre un período complejo de nuestra reciente historia” con obras de Dalí, Julio González, Chillida, Oteiza, Palencia, Val del Omar o Zuloaga, entre otros. En la segunda parte del año, Txomin Badiola y la retrospectiva de Marcel Broodthaers, coorganizada con el MOMA de Nueva York, centrarán la propuesta expositiva del Museo.

Además, Manuel Borja-Villel anunció que en otoño se dará a conocer una propuesta de ordenación de los fondos contemporáneos de la Colección del Museo, que abarcará desde 2001 hasta 2015, en un momento en que el mercado empezaba a imponerse por encima de otro discurso y donde se podrá observar la modernidad con otra mirada; aspectos como la estética de la recesión, con la crisis de 2007-2008; la importancia de compartir y la ocupación de la calle. El 90 % de las obras nunca han sido expuestas. Se creará una sala dedicada a la fotografía a partir de la donación de Carlos Pérez Siquier.

El director del Museo Reina Sofía, que lleva ocho años al frente de la institución, introdujo una reflexión crítica sobre la situación del sector cultural y, sobre todo, en los museos, que se caracteriza por un contexto neoliberal y de hegemonía casi absoluta del mercado y añadió que lo que predomina es el beneficio y no necesariamente la educación y la cultura.

Compras, donaciones y balance económico
Durante este año el Museo Reina Sofía ha continuado adquiriendo pinturas, dibujos, fotografías, películas, videos e instalaciones por importe de 1.426.388 euros, junto a las compras del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por valor de 281.340 euros, con piezas de Caballero, Equipo Crónica, Eudald Serra, Ángel Ferrant o Solana, entre otros.
En el capítulo de donaciones se pueden destacar las piezas de Amos Gitai, Andy Warhol, Constant, Esteban Vicente, Julia Sarmento, Manolo Laguillo, Mariano Zuzunaga o Tracey Rose, entre otras, con una valoración total de 1.630.012 euros.

Al presentar la evolución de las cifras de visitantes desde 2008 hasta 2015, donde probablemente se alcancen los 3,184 millones de visitantes del año 2013, como las cifras de ingresos propios del museo por venta de entradas y patrocinios que están aumentando respecto a años anteriores para tender a una autofinanciación mayor, cercana al 30%, Manuel Borja-Villel dijo que cada vez la institución está en el camino de la sostenibilidad y que se podría decir, tomando como referencia el último lustro, que es el mejor año por número de visitantes y, sobre todo, desde un punto de vista académico y económico, ya que no se han usado los remanentes de tesorería como en años anteriores.

Los ingresos propios del Reina Sofía en 2015 se van a situar en 9,5 millones de euros frente a los 7,6 millones de 2014 y ahí tanto los ingresos propios como los patrocinios tienen un lugar destacado, en un presupuesto total de 35,7 millones de euros. La previsión de ingresos propios para el año próximo estará en torno a los 10,1 millones de euros, lo que acercaría al 30% del total del presupuesto en esa tendencia a una mayor autofinanciación. Julián H. Miranda

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search