En Mercado

Los fuertes remates del verano preludian una buena temporada de otoño en las subastas de numismática


El verano ha ofrecido buenos remates en las subastas de numismática en dos subastas de Estados Unidos, centro durante el período estival, a pesar de la cancelación de la feria internacional de la Asociación Numismática Americana. Heritage Auctions y Stacks Bower Galleries han organizado sendas subastas de moneda norteamericana y del mundo y en ellas han obtenido fuertes remates, nueve lotes han superado los 300.000 dólares. Este vigor, aunque se estén cancelando ferias y convenciones por la pandemia, preludia un buen regreso con las subastas online en este final de verano y principios del otoño con varias subastas en Europa y Estados Unidos.


Heritage Auctions vendió más de 14 millones de dólares solo en moneda estadounidense en una semana. Destacan varias piezas en seis dígitos. Los 5$ de 1819, una variante por rectificación del cuño, cuyas estimaciones de ejemplares rondan los 15, aunque hay tres en instituciones y museos; de esos ejemplares, solo media docena en tan atractiva conservación como la que se presentaba. Se vendió en 444.000 dólares. En 2012, se vendió otro ejemplar similar en 184.000. Otras dos piezas también fueron protagonistas al alcanzar un precio de venta de 312.000 dólares cada una. El 5$ de 1821 y el 20$ de 1870-CC. De la primera, en buena condición solo se conocen cuatro o cinco ejemplares, siendo esta la segunda mejor conocida (la primera se vendió en 2016 en 564.000 dólares). La segunda es la primera fecha de la mítica ceca de Carson City que en este año acuñó solo 3.789 ejemplares (la menor emisión de los 20$). Todos los ejemplares conocidos están circulados, presentan desgaste y marcas del uso, no se conoce ninguna pieza sin circular ya que el gusto de los coleccionistas no era, en ese momento, tanto el de recoger las emisiones regulares como las emisiones especiales; además no fue hasta finales del siglo XIX cuando se comenzó a advertir la rareza de esta fecha.

Por otro lado, también hubo una sesión para los billetes norteamericanos. En total se adjudicaron más de 3 millones de dólares. Hubo varios remates de seis dígitos, pero el más destacado sin duda fue la serie completa de pruebas de 1914 y 1918 que incluía los billetes de 5$ a 10.000$ (9 billetes), es decir incluía los excepcionales 5.000 y 10.000$ de 1918. Se vendió por 504.000 dólares.

En el apartado de moneda mundial se vendieron más de 11 millones de dólares. Se debe destacar la venta de las 5 guineas de 1692 (Guillermo y María de Inglaterra) que alcanzó los 384.000 dólares. Es una cifra importante, teniendo en cuenta que otra pieza de similares características se vendió en 2016 por menos de 100.000 dólares. Todo por la soberbia conservación y atractivo, algo que cada día es más del gusto actual del coleccionista (no tanto la rareza). La misma cifra de 384.000 dólares zanjó la puja por la prueba de 2 guineas de Jorge III de 1768.

También fue espectacular la venta que logró en julio una pieza china. Tal vez supone una reactivación de este mercado que durante la última década sufrió una subida espectacular, aunque llevaba unos años algo más calmado. El dólar de 1910 de Yunnan, del que solo se conocen tres ejemplares. Es un tipo peculiar porque indica spring en la fecha, cosa inédita. Este ejemplar se había subastado en 2011 por 546.250$, pero ahora logró llegar a los 660.000 dólares (aún lejos del más del millón que logró otro ejemplar en 2010, en pleno despegue del apogeo del coleccionismo chino).

Por su parte Stacks Bowers Galleries logró ventas por más de 21 millones de dólares en los primeros días de agosto también. El apartado de moneda antigua y del mundo superó los 5 millones. Hay que destacar un 8 escudos redondo de Felipe V, acuñado en México, que se remató  por 312.000 dólares. Estas acuñaciones redondas son muy raras (son piezas de presentación), pero además destacaba su extraordinaria conversación.

La sección de moneda norteamericana casi llegó a los 14 millones. Hay que destacar el centavo de 1793. Del mismo se conocen solamente cuatro ejemplares, y el que se remataba era el mejor conocido. Se conoce la trazabilidad casi completa de este ejemplar: cómo formó parte del coleccionismo al subastarse en el último tercio del siglo XIX por 77.5 dólares e incorporarse a una importante colección que a su vez se subastó en 1890, vendiéndose entonces por 90 dólares; la colección que lo adquirió entonces, se vendió en conjunto a otro coleccionista en 1909. A la muerte de este nuevo coleccionista en 1926, su colección permaneció más o menos unida durante un tiempo (la formaban varias decenas de miles de monedas) hasta dispersarse por completo en los años 80. Pero algunas piezas sí fueron vendiéndose antes, incluyendo este centavo que se vendió por 2.500 dólares en 1941. Más tarde se volvió a subastar por 1.200 dólares en 1950. Desde entonces, no volvió a salir al mercado hasta el siglo XXI. Ahora logró adjudicarse en 660.000 dólares.

Las subastas que vienen

Legend Rare Coin Auctions ofrecerá en octubre, en Las Vegas, una importante colección de moneda norteamericana. Son las diez primeras amonedaciones de 1$ acuñados por la ceca de Filadelfia, los primeros dólares entre 1794 y 1804 (15 piezas), todos ellos en cuidadísima calidad. Es la primera vez que se ofrece algo así, ya que se incluyen dos de las piezas más míticas del monetario; el 1794 (primer dólar) y el 1804 (del que parece que solo se acuñaron 8 ejemplares). Éste último se estima en 4.000.000 de dólares. El conjunto se estima en más de 20.000.000.

Poniendo la mirada en Europa, Fritz Rudolf Kuenker, la firma alemana, ofrece otra de sus maratonianas jornadas con cinco días de subastas (del 28 de septiembre al 2 de octubre). Unos 1.300 lotes de moneda antigua con buena representación de monedas griegas y, por supuesto, romanas. De hecho, podemos destacar un raro didracma de Panormos con una salida de 32.000 euros y estimación en 40.000 que, a priori, se nos antoja corta; y un áureo de Pertinax, raro y bellísimo, con la misma salida y estimación. Habrá otra sesión de monedas de oro modernas, con otros 1.300 lotes. Y una tercera sesión más centrada en moneda europea, desde el Medievo a la actualidad, con presencia protagonista de la amonedación alemana, por supuesto. Serán más de 2.300 lotes. Destaca la medalla de oro del Congreso Norteamericano de 1814 al General Macomb. Su salida partirá de los 120.000 euros (estimación 150.000).

El 6 de octubre, la firma suiza Numismatica Ars Classica, en colaboración con la madrileña Jesús Vico, rematarán desde Zurich una colección de áureos romanos (129 piezas). Un conjunto atractivo que seguro logrará buenos remates. Destacan varias piezas, pero podemos quedarnos con el Plotina -mujer de Trajano- que es muy raro, y un bello y difícil Domiciano que muestra en reverso a Minerva con casco. La salida del primero es de 40.000 francos suizos (chf) y su estimación de 50.000; la del segundo 24.000chf y su estimación 30.000chf.

Por último, les anoto las citas de Cayón Subastas: el 15 de septiembre 690 lotes de monedas antiguas y españolas; el 30 de septiembre una colección de cobres españoles (577 lotes, incluyendo el 8 maravedís de Carlos V el pretendiente con una salida de 3.500 euros); y  a finales de septiembre, otro remate de monedas de oro (301 lotes de monedas extranjeras y españolas). Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search