En Actualidad

LOS COVARRUBIAS DEL GRECO EN EL BELLAS ARTES DE BILBAO

El programa La Obra Invitada del Museo de Bellas Artes de Bilbao (que dio comienzo en 2001 con la escultura Bilbao de Richard Serra) acerca al público piezas temporalmente cedidas por otros museos y particulares presentadas en un nuevo contexto que es el de la colección permanente de la institución a modo de exposición monográfica. La última llegada ha sido del autor cretense. 

Anverso
El Greco (Doménikos Theotokópoulos) (Candía, Creta, 1541-Toledo, 1614) Retrato de Antonio de Covarrubias y Leiva. c. 1600 Óleo sobre lienzo, 68 x 57 cm Museo del Greco, Toledo.

Esta edición es la número 57 y fija la mirada en la figura del artista cretense con Retrato de Antonio de Covarrubias y Leiva y Retrato de Diego de Covarrubias y Leiva, dos óleos de iguales dimensiones (68 x 57 cm) pintados por el autor hacia 1600. El préstamo procede del Museo del Greco de Toledo.

Se presentan en la sala 7 del museo dedicada a la pintura cortesana del siglo XVI y principios del XVII de la colección permanente, que proporciona un contexto a las dos telas del Greco con especial hincapié en su contribución al retrato civil de la época. En la Corte de Madrid, este género pictórico se había originado en torno a las necesidades de representación del rey y su familia; sin embargo, fue en Toledo, y gracias a la figura del Greco, donde se desarrolló de manera brillante este tipo de representación protagonizado por caballeros ilustres de la vida local.

Por ello, se puede afirmar que la aportación de Doménikos Theotokópoulos a la historia española del retrato fue fundamental. Seguía siempre la misma fórmula: figuras de busto sobre fondo neutro, con rostros de tres cuartos de perfil y profunda penetración psicológica a través de la mirada. No hace falta hablar del realismo ni de la influencia veneciana que sirven como precedentes de Velázquez.

Las obras protagonistas ahora en el Museo de Bellas Artes de Bilbao representan a dos hermanos de la nobleza toledana. Antonio fue un importante jurista y además un gran amigo del pintor, a quien también representó en el Entierro del conde de Orgaz. En el retrato le representó de edad avanzada y con un cierto movimiento propio de su vitalidad o, tal vez, de su desasosiego interior, reflejo de la sordera que padeció durante su vida. Viste una toga de juez de color negro abotonada a la altura del pecho bajo la que sobresale en el cuello otra prenda de color blanco.

Sin embargo, a Diego de Covarrubias no le llegó a conocer en vida. Al igual que su hermano, poseía una sólida formación pero su oficio estaba en la iglesia, donde ocupó elevados cargos eclesiásticos. El no haberle conocido no fue impedimento para demostrar lo que mejor sabía hacer en sus retratos: pintar el alma.

En 2004 la Fundación Banco Santander que, entre otros proyectos, impulsa el mecenazgo cultural, se sumó a esta iniciativa como patrocinador de La Obra Invitada, dando así estabilidad al programa y haciendo posible la organización de varias convocatorias anuales. En 12 ocasiones, además, las obras han procedido de la propia Colección Banco Santander.

Hasta el 17 de octubre de 2017. ARS

Anverso
El Greco (Doménikos Theotokópoulos) (Candía, Creta, 1541-Toledo, 1614) Retrato de Diego de Covarrubias y Leiva c. 1600 Óleo sobre lienzo, 68 x 57 cm Museo del Greco, Toledo
ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search