En Mercado

Las subastas de moneda en Estados Unidos gozan de buena salud


La moneda europea moderna ha protagonizado las subastas de Nueva York, en las que se vendieron un conjunto de piezas por varios millones de dólares. Entre ellas destacaron una moneda de 5 guineas de Guillermo y María llegó a 312.000 dólares; 5 libras de Victoria 690.000 dólares; y 5 libras de Guillermo IV de Hannover por 425.000 dólares.

El año numismático comenzó con la cita anual en la New York International Numismatic Convention (NYINC), la feria internacional más importante. Asistieron los comerciantes en un salón que durante 4 días reunió a miles de personas de todo el mundo, comerciantes, coleccionistas, asociaciones, … y por supuesto las subastas. De hecho, éstas fueron las protagonistas ya que se celebraron antes, durante y después de la propia feria. Es una actividad agotadora porque terminan siendo ocho días intensos de subastas, en jornadas de mañana y tarde.

StacksBowers remató unos 4.000 lotes de los cuales vendió casi el 90%. Sus ventas totales fueron de 5,8 millones de dólares. Tres piezas alcanzaron seis dígitos: unas 5 guineas del Reino Unido, Guillermo y María, en una extraordinaria calidad, pulverizaron la estimación (150.000 y 200.000 dólares) y se fueron hasta los 312.000 dólares; un 20 zecchino veneciano en magnífica condición también llegó a la expectativa estimada (100.000-150.000) adjudicándose en 120.000 dólares; y una inédita pieza de los Países Bajos, una doble noble rose, con una conservación casi flor de cuño y con un llamativo pedigrí del año 1848, pasó por encima de su estimación (50.000-70.000) rematándose en 108.000 dólares.

Heritage ha publicado los resultados del mes de enero donde agrega a los datos de la NYINC, los de otra convención en Florida. Entre ambas citas, la firma ha vendido más de 68 millones de dólares. Buena parte de ese éxito se debe al récord alcanzado en subasta por la venta de las 5 libras de Victoria de 1839, una acuñación proof en conservación flor de cuño, que se fue hasta los 690.000 dólares, algo extraordinario. Pero no acaba aquí, un segundo ejemplar se remató en 300.000 dólares, también sorprendente. Otros resultados llamativos fueron: una pieza holandesa de 25 centavos de 1818, acuñación proof de Guillermo I, rematada en 156.000 dólares; la misma cifra alcanzó otra pieza inglesa, una prueba de una corona de Jorge III de 1817 en calidad proof; y buen resultado tuvo una rara onza del Ingenio de Segovia de 1708 de Felipe V, que se remató en 114.000 dólares.

Numerosos lotes con cinco dígitos en la primera sesión de moneda griega, que incluyeron dos remates de 75.000 dólares (martillo) para un bello tetradracma de Mitradates VI y para un estupendo ejemplar arcaico del tetradracma ateniense. Pero era un aperitivo para la siguiente sesión, también de moneda antigua. La estrella era el denario republicano romano de Bruto que conmemora los idus de marzo. Es un ejemplar mítico y rarísimo, que se presentaba en atractiva condición. Se estimaba en 200.000, y se fue hasta los 300.000 dólares.

En las otras sesiones también hubo un notable éxito de ventas (alrededor del 98% de los lotes vendidos), con algunas de ellas en seis dígitos. Entre ellos un sólido de Licinia Eudoxia que se estimaba en 100.000 y acabo rematándose en 140.000 dólares; y un exquisito y extraordinario áureo ligero de Aureliano con Vabalato. Se describía como único, por lo que era evidente que la estimación de 200.000 podría ser superada. Así fue, se adjudicó en 250.000 dólares. Pero por si había dudas, de nuevo la moneda moderna se iba a llevar la palma del protagonismo; una prueba de 5 libras de Guillermo IV de Hannover, una acuñación proof en soberbia conservación, pulverizó su estimación, que a priori no parecía baja (200.000), y que terminó adjudicándose en 425.000 dólares. Arranca el nuevo año con buenas perspectivas. Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search