En Mercado

 La última cita de Old Masters de la temporada

Christie’s y Sotheby’s celebran el 4 y 5 de julio las subastas de pintura antigua que cierran su actividad hasta después del verano.

Como todos los años, julio llega cargado de piezas importantes en el departamento de grandes maestros y, entre ellos, varios nombres españoles, como Murillo, Ribera o Nicolás Falcó. Esta vez, además, contamos con una selección de distintos objetos, y no solamente los acostumbrados lienzos. A pesar de esto, el protagonismo lo roba una vez más Rubens.

Tanto Christie’s como Sotheby’s conocen la pasión que despierta el pintor asentado en Amberes, y esta vez cuentan en su arsenal con dos retratos, aunque de muy distinta factura.

Probablemente, el que más ha dado que hablar este último mes es el retrato de Clara Serena Rubens presentado por Christie’s, de nuevo atribuido a su corpus por Katlijne Van der Stighelen. El anterior estado de conservación de la obra, con grandes empastados que enmascaraban las veladuras, que ahora se pueden disfrutar, dificultó el trabajo de investigación durante décadas. Tanto fue así, que la tabla, una vez perteneciente al Metropolitan Museum, fue subastada en 2013 como “seguidor de Rubens”. Una reciente restauración ha puesto de nuevo sobre el microscopio el asunto de la autoría y la identidad de la retratada. Para Van der Stighelen no cabe duda alguna en ninguno de estos dos puntos.

En lo que a técnica se refiere, encarna la esencia de los retratos de la vida privada de Rubens, con una pincelada ágil, con no mucha materia -a excepción de algunas zonas de las carnaciones, como la frente- , que sugiere que fue pintado alla prima en una sola sesión con la modelo presente.

Las pinturas abocetadas de los grandes maestros resultan fascinantes para la mayoría, ya que la espontaneidad se relaciona con una mayor cercanía al verdadero carácter del artista. Cronológicamente, se situa al final de la vida de Clara Serena, que falleció a muy corta edad, hecho que dotaría de cierta melancolía a la pieza (y jugaría a su favor). Christie’s ha calculado sus estimaciones entre 3 y 5 millones de libras.

Sotheby’s nos sirve otro ejemplo de retrato íntimo, pero en otro registro, con el Retrato de un noble veneciano. Esta pintura no es el encargo de ningún aristócrata europeo, al contrario, se trata de un ejercicio intelectual del pintor que, basándose en una obra que probablemente formaba parte de su colección, continuaría con él hasta el final de sus días (podría corresponderse con una obra citada en su testamentaría). Es un homenaje a la pintura italiana que tanto admiraría tras su viaje a la península en 1600. Su estimación va de 3 a 4 millones de libras.

El lienzo de mayor envergadura dentro de los artistas españoles en ambas licitaciones es La presentación de la Virgen en el Templo de Bartolomé Esteban Murillo. Lo poco común del tema -que no cuenta con una representación abundante dentro del corpus de Murillo a pesar de la devoción mariana en la Sevilla de su época- es solo comparable a la posible trayectoria del objeto. Sotheby’s desgrana una serie de hitos en su procedencia que podrían componer una novela, desde su temprana venta a una colección inglesa a principios del siglo XVIII, a su periplo a Italia en el XIX y su parada en Nueva York a comienzos del XX y hasta una breve estancia con Hans Wendland, el dealer de las obras robadas por los Nazis (aunque no formó parte de ellas). La intensa vida de este lienzo no hace más que añadirle misterio y es un perfecto complemento para una obra tardía del maestro sevillano, que hace gala de su virtuosismo tanto para el modelado de las figuras como para describir el amplio espacio del templo. Se estima de 600.000 a 800.000 libras.

En obras sobre papel debemos mencionar dos especialmente, el grabado de Rembrandt EcceHomo, cuya estimación no ha sido revelada y muy seguramente será una de las obras más deseadas de la subasta de Christie’s, y el dibujo a pluma de José de Ribera que, con unas estimaciones muy contenidas de 7.000 a 9.000 libras, es el único dibujo de un español presentado por Sotheby’s en su subasta de Old Master & British Works on Paper el día 4 de julio.

La última pintura de la que hablaremos es una tabla del artista valenciano tardogótico Nicolás Falcó. El especialista en pintura valenciana y antiguo conservador del Museo San Pío V de Valencia, José Gómez Frechina, ha tenido a bien confirmarnos que se trata de una obra autógrafa del pintor. La tabla fue vendida en la sevillana casa de subastas Isbilya en abril de 2017 y le fue concedido el Permiso de Exportación para poder venderse en el extranjero. Las cifras de venta que plantea Sotheby’s -20.000 y 30.000 libras- son inferiores a su último remate -50.000 euros- y se hace explícita referencia a ello en el catálogo, en lo que parece una maniobra para asegurarse un mayor número de pujas. Será interesante ver si tiene un buen desenlace.

Para finalizar destacamos la talla adscrita al entorno de El Greco, de Cristo Salvador, incluida en la licitación de Sotheby’s de Old Master Sculpture & Works of Art del día 3 de julio. Esta figura referencia directamente al Cristo Resucitado del Hospital de Tavera, aunque con una visión menos humanística al incluir el paño de pureza. Aun así es un ejemplo poco común del desnudo masculino de finales del siglo XVI y principios del XVII, en el que el estudio anatómico y las referencias clásicas –contrapposto– son abundantes. Tiene unas estimaciones de 120.000 a 180.000 libras. Héctor San José. @hectorsanjose_

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search