En Actualidad

La Trienal de Brujas convertirá la ‘ciudad líquida’ en un hervidero de artistas modernos


A partir de mayo, la ciudad medieval acogerá la segunda edición de esta Trienal de arte contemporáneo y arquitectura. En esta ocasión, participan 15 autores de diferentes países –Rotor, Tomás Saraceno o los españoles SelgasCano– que reflexionan en torno a la importancia del agua en Brujas.   


Arte al aire libre por las calles medievales de una ciudad patrimonio de la UNESCO. Esa es la apuesta de los organizadores de la Trienal de Brujas, que se han propuesto potenciar la riqueza cultural local a través de nuevas creaciones ubicadas junto a lugares estratégicos como los canales, el Beguinaje o la catedral.

Es la segunda vez que dicha iniciativa se celebra, ofreciendo así una ruta alternativa de arte contemporáneo con instalaciones y esculturas que se extienden por todo el casco histórico.

Este año, los trabajos de los 15 participantes –tanto artistas como estudios de arquitectura– giran en torno al agua, elemento inherente a la historia de la ciudad. Brujas es «una ciudad líquida», como señalan los comisarios Toll-Holger Borchert y Michel Dewilde; está literalmente rodeada de agua. Por eso, no extraña que el leitmovit de la Trienal de Brujas 2018 sea precisamente ese: Liquid City.

Bajo esta premisa, artistas como el polaco Jaroslaw Kozakiewicz o el belga Renato Nicolodi han concebido sendas obras que difícilmente podrían entenderse sin la presencia del agua. El primero ha creado una especie de puente móvil que no va a ninguna parte: Brug, un juego de palabras entre el nombre de la ciudad y la propia palabra en la que se inspira (Bridge). Por su parte, el pintor y escultor nacido en Bruselas reflexiona en torno al mítico río Acheron descrito en los poemas homéricos, a través de una gran estructura de cemento que bien podría entenderse como una puerta al inframundo.

Junto a ellos, otros autores presentarán de mayo a septiembre sus propuestas, que se organizan en tres sectores: los espacios públicos acogedores, que buscan el encuentro con los visitantes; los proyectos de cooperación creativa, cuyo objetivo es conseguir una participación activa de aquellos sectores de la población menos integrada; y la ciudad imaginada, donde tienen cabida los trabajos más urbanísticos a la par que futuristas (Saraceno presenta Aerocene Tower, una ciudades flotante abastecida por energía solar). 

Entre los participantes, cabe destacar la presencia española gracias al estudio de arquitectura SelgasCano (autores del Serpentine Pavillion de Londres en 2015). El pabellón de José Selgas y Lucía Cano es un espacio recreativo situado en medio del agua, hecha con una estructura fina, como una red, cuyo material contrasta con la piedra y el ladrillo imperante de Brujas. «Nos pidieron una pieza que tuviera ingravidez», explicó Lucía Cano durante la presentación de la Trienal en el WeCollect Club de Madrid.

Este espacio será uno de los mayores reclamos de la ruta propuesta por la Trienal de Brujas. Sobre todo de noche, cuando se ilumine «como una linterna de luz y color». El resto de instalaciones, firmadas por Wesley Meuris, el estudio de arquitectura NLÉ, Roxi Paine y John Powers entre otros, se podrán visitar gratuitamente del 5 de mayo al 16 de septiembre. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search