En Mercado

La numismática arranca con fuerza en 2019


Frenética actividad en las subastas de numismática para empezar 2019. Habrá que tomar mucho aire para ir por la convención internacional de Nueva York y sus infinitas subastas, desplazarnos a Berlín a la feria anual, y al final llegar a la cita del 20 de febrero de Cayón Subastas en el hotel Palace, Madrid.

Efectivamente, todos los años arrancan con la más importante cita numismática del año, la New York International Numismatic Convention (NYINC). Allí se dan cita los comerciantes internacionales en una convención que dura cuatro días, pero a la que rodean alrededor de diez días de intensa actividad con múltiples subastas. Las asociaciones y clubs también aprovechan para reunirse. Hasta septiembre de 2001 la convención se celebraba en las Torres Gemelas en diciembre, y los últimos años se movió del downtown al Midtown, celebrándose el evento en el hotel Waldorf Astoria. Pero ya el año pasado se inauguró nueva sede, cerca de la estación central (Grand Hyatt). Cientos de comerciantes asisten con mesa, y miles de expertos y coleccionistas de todo el mundo acuden en estos días a Nueva York. También coincide en esos días la feria que se organiza en Florida donde, siendo también internacional, gana el pulso la moneda norteamericana. Así que hay decenas de subastas concentradas en muy pocos días, de las cuales, como siempre, intentaremos destacar algunas piezas más interesantes.

Arrancamos en Nueva York con las subastas de Heritage. Son cuatro catálogos con miles de lotes (desde el pasado 6 al 9 de enero). Durante esos cuatro días hay un remate de monedas de todo el mundo, otro de moneda antigua con una colección importante de moneda romana y muchos áureos, y un tercero con piezas más importantes de todos los periodos, además de otra subasta de billetes. Hay varias piezas inglesas importantes, entre las que destacan, en calidad excepcional, unas 5 libras de 1839 con una salida de 75.000 dólares (estimada en 150.000). Pero no solo moneda moderna, también llama la atención una atractiva estátera de oro de Lidia, de mediados del siglo VI a.C., acuñada a modo de pepita de oro donde muestra en anverso el enfrentamiento de un león y un toro. Bonito ejemplar con una salida de 50.000 dólares y una estimación del doble.

La colección de moneda romana cuenta con más de un centenar de piezas entre áureos y sólidos, además de sestercios y piezas griegas. Aunque no son calidades ni rarezas extraordinarias, sin duda arrojará buenos resultados. Podemos destacar un áureo de Probo en bella condición con una salida de 30.000 dólares (estimado en 60.000), y otro de Septimio Severo cuyo reverso muestra a Julia Domna, Caracalla y Geta (madre y hermanos). La salida son 15.000 dólares, la mitad de su estimación. Por último, otra rarísima pieza que probablemente encontrará comprador es el rarísimo tetradracma de Eubea que muestra unos tipos graciosos; en anverso una vaca lamiéndose el costado, mientras un ave está posada en su lomo; en reverso un octópodo desplegando sus tentáculos. La conservación no es especialmente bella, pero es uno de esos ejemplares que faltan en las colecciones, incluyendo las más importantes. Se estima en 200.000 dólares, aunque saldrá a subasta por la mitad.

Otra de las subastas que son habituales es la llamada Triton de Classical Numismatic Group (días 8 y 9 de enero). Son alrededor de 1500 lotes, la casi totalidad de moneda antigua. Sin duda el protagonismo lo asume el excepcional decadracma de Atenas que exhibe al búho desplegando sus alas en reverso, probablemente para mostrar el poder de la polis. Es uno de los pocos ejemplares de esta rarísima pieza, y probablemente el más bonito de los conocidos. Su salida son 300.000 dólares (estimado en 500.000). Hay una docena de piezas más que salen por encima de los 50.000 dólares, casi todas bellas piezas griegas, entre ellas un raro dracma de Naxos y varias de Siracusa. También hay otros dos decadracmas (Siracusa y de ceca púnica incierta) con salidas de 30.000 USD. Por último, nos llamó la atención un bellísimo tetradracma del Imperio Seleucida, de Seleukos I, acuñado a caballo entre el siglo IV y III a.C. Muestra un soberbio retrato militar, y en reverso una Nike (la Victoria) laureando un trofeo. Magnífico ejemplar con una salida de 45.000 dólares y una estimación de 75.000.

Por su parte, otra de las compañías grandes norteamericanas, Stacks Bowers and Ponterio, celebra su remate los días 11 a 15 de enero. Podremos encontrar de todo: moneda antigua, moderna de todo el mundo, billetes… Destaca una pieza griega moderna de 100 dracmas de 1876. Es un ejemplar muy raro del que solo se acuñaron 76 piezas. Su salida son 57.000 dólares. También llama la atención un bello 8 ducados suizos de Bern, acuñado en 1798, con una excelente conservación. Salida 18.000 dólares. Otro ejemplar, esta vez de Austria, de Salzburgo, acuñado en 1513 (un 5 ducados), se presenta en una conservación sobresaliente. Su salida son 36.000 dólares.

Para concluir el repaso de la inagotable feria neoyorquina nos detendremos brevemente en el remate de Baldwin´s of St. James del día 13 de enero. Presenta un conjunto de rarezas y monedas muy escasas de todo el mundo, aunque su campo más fuerte es el inglés naturalmente. De los 330 lotes, seis tienen salidas en seis dígitos. Destacan las rarísimas 5 guineas de Ana, con la indicación Vigo, acuñadas en 1703, que además se presenta en una condición muy atractiva. La indicación de la ciudad española se debe a que los ingleses atacaron la bahía, apoderándose de un importante cargamento de plata y oro que venía de México. Llegaron allí tras intentar un asalto en Cádiz que no pudieron llevar a cabo. Pero sí lo consiguieron en Vigo. Para conmemorar la victoria de tal hazaña ante el poderío español, acuñaron piezas con dicho metal, identificándolo. Son más asequibles, aunque escasas y raras, las acuñaciones argénteas, pero las áureas son muy raras. La salida de estas 5 guineas es de 800.000 dólares y su estimación 1.500.000. También está lo que sería su pareja, su hermana pequeña, la guinea con indicación Vigo. Su estimación está entre 100.000 y 120.000 dólares. Otra llamativa pieza, que tiene una salida de 512.000 dólares, es la prueba de 5 libras de Jorge III de 1820, que se presenta en una condición excepcional.

La siguiente cita nos lleva a Berlín. Es la respuesta europea al protagonismo norteamericano. En esta ocasión la convención no desmerece en cuanto a público, y también es una cita internacional, aunque no tan importante como Nueva York. La subasta del 31 de enero que acompaña a la feria la organiza Fritz Rudolf Kuenker, la compañía alemana. Presenta moneda de todo el mundo, destacando tres piezas rusas de 12, 6 y 3 rublos en platino del zar Nicolás I que salen en 200.000, 120.000 y 80.000 euros, respectivamente. También hay una medalla en oro de Catalina II acuñada en 1791 con una salida de 64.000 euros. Pero por supuesto, hay multitud de piezas alemanas y del resto del mundo. Destacan un 10 ducados en oro de 1525 (Orden Livonia, Báltico) con una salida de 120.000 euros; y otros 10 ducados húngaros de 1616 que se presenta en bellísima conservación con una salida de 48.000 euros.

Para terminar, en febrero, el día 20, en el hotel Palace de Madrid, Cayón Subastas presenta un remate importante con una colección de moneda columnaria, una colección de la peseta y otras monedas de interés numismático. La moneda columnaria presenta el escudo en anverso y el tipo archiconocido de las columnas de Hércules con la banderola Plus Ultra, flanqueando los mundos coronados. El lema era la respuesta que supone el descubrimiento del Nuevo Mundo al superar lo que era el fin del mundo sostenido por las columnas y que solía mostrarse con la indicación non plus ultra (no hay más allá). Este nuevo tipo, el llamado columnario, fue establecido por Felipe V en 1728 para los virreinatos. Fue un paso importante ya que se buscaba unificar la amonedación, mantener su reconocido prestigio por el metal y sobre todo, evitar el cercen y distracción de la moneda (recordemos que antes se acuñaba sobre un cospel irregular, son la llamadas macuquinas). Fue, sin duda, la moneda más internacional, y junto con su evolución (el 8 reales de busto) circuló profusamente por América, Europa y Asia, incluso bien hasta el siglo XIX. De hecho, de las banderolas que acarician las columnas mostrando el lema Plus Ultra, se supone que surgió la inspiración del símbolo del $. La nueva moneda columnaria se estableció primero en Méjico, la casa de moneda más importante, pero fue estableciéndose en el resto de cecas americanas, con mayor y menor éxito por la dificultad de asumir la innovación de acuñar a volante ambas caras y el cordoncillo en el canto.

La colección son 521 lotes con monedas rarísimas como son los tres 8 reales de Santiago (1764, 1765 y 1768 con salidas de entre 9.000 a 18.500 euros), el rarísimo 8 reales de 1751 de Lima (salida 14.000 euros), otro duro de Nuevo Reino de 1759 (salida 12.000 euros), y varios ejemplares de los primeros acuñados en Méjico (los raros y escasos 1732 y 1733 con sus distintos ensayadores y las raras piezas con la marca de ceca MX). Por otro lado, la colección de la peseta, con 200 lotes, también incluye rarísimos ejemplares; además de las míticas 5 pesetas de 1869 y sus 20 céntimos (salidas 13.750 y 2.000 euros), se rematarán los rarísimos 4 pesos filipinos de Alfonso XII acuñados en 1885 (salida 20.000 euros) y los 2 centavos de 1894 de Alfonso XIII (salida 6.250 euros). Son ejemplares que faltan en muchas colecciones.

La tercera parte del remate presenta monedas desde la antigua Grecia y Roma, pasando por los visigodos, Austrias y Borbones hasta el Estado Español. Incluyen numerosas onzas y 8 reales, incluyendo los raros 8 escudos de 1728 de Felipe V E 8 (con una salida de 26.000 euros), varios raros y escasos duros de Nuevo Reino (son macuquinos o recortados, con salidas entre los 400 y los 2.700 euros), los rarísimos 4 pesos de filipinas de Isabel II de 1867 (salida 28.500 euros), unos 320 reales de José Napoleón de 1812 y otros de Fernando VII de 1822 (salidas de 7.000 y 4.000 euros respectivamente), un excepcional tetradracma griego de Leontini (salida 4.250) y el raro 8 maravedís de Carlos V de 1837 de Segovia (3.750 euro), entre otras piezas. Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search