La cara oculta y positivada de Magnum

LA CARA OCULTA Y POSITIVADA DE MAGNUM

La Fundación Canal exhibe un centenar de fotografías emblemáticas de los últimos 65 años firmadas por Cartier-Bresson, Capa, Morath o García Rodero entre otros, junto a las hojas de contacto que descubren sus secretos.


Hoy en día han perdido su valor, sin embargo durante el siglo pasado las hojas de contacto fueron muy valiosas. Tanto, que determinaron incluso si un fotógrafo entraba en la prestigiosa Agencia Magnum. No en vano, Cartier-Bresson las consideraba como “el archivo de un psicoanalista, una especie de sismógrafo que registra el instante”, pues reflejaban en puridad el oficio del fotoperiodista. Sus aciertos y sus fallos.

Ciertamente, este material fotográfico constituye uno de los materiales más íntimos y personales del autor, por eso sorprende tanto que ahora algunos de ellos se muestren al público en la Fundación Canal. Y es que mostrar las hojas de contacto es como dejar colarse al espectador en el diario privado del autor, a menudo “lleno de tachaduras y de detritus”, según Cartier-Bresson, quien por cierto se deshizo de gran parte de sus negativos al estallar la guerra.

Magnum: Hojas de contacto ofrece un recorrido por 94 imágenes captadas por algunos de los mejores fotógrafos del último siglo: Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, David Seymour ‘Chim’, Steve McCurry o Cristina García Rodero. Estas instantáneas se acompañan de sus correspondientes hojas de contacto –la primera impresión de los negativos–, lo cual permite al visitante descubrir el proceso creativo de algunas de las imágenes más célebres de las últimas décadas, como el retrato que Peter Marlow hizo a Margaret Thatcher, la caída de las Torres Gemelas desde Central Park captada por Thomas Hoepke o las escenas tan humanas que consiguió Steve McCurry en India.

Detalle de una de las hojas de contacto presentes en la muestra. © Fundación Canal.
11-S. Nueva York. Septiembre 2001. © Thomas Hoepker / Magnum Photos.
Saut d’Eau. Mirebalais, Haití. Julio 2002. © Cristina García Rodero / Magnum Photos.

Gracias a este material primigenio y carente de retoques, nos acercamos al proceso creativo de cada fotógrafo. A veces, la imagen seleccionada y publicada no es más que la última de una larga secuencia, fruto de la paciencia del autor; como Susan Meiselas, que estuvo dos años fotografiando a unas strippers en los años 70. Otras, en cambio, la instantánea ofrece un encuadre recortado con respecto al negativo inicial, una pequeña licencia que el autor se permite a modo de corrección (por ejemplo, Cartier-Bresson). Por último, está el caso excepcional de Philippe Halsman, tan metódico como divertido y ocurrente. La hoja de contacto que se muestra en la exposición supone un auténtico making-of de la fotografía surrealista de Dalí, donde varios gatos vuelan en dirección opuesta a una jarra de agua derramada mientras el pintor salta. ¿Se imaginan el número de veces que Halsman disparó su cámara hasta conseguir que todo casase a la perfección?

El montaje de la muestra, que sigue un orden cronológico, utiliza deliberadamente una luz tamizada para ayudar al espectador a colarse entre los bastidores de Magnum, una agencia creada en 1947 por los propios fotógrafos para defender sus derechos, cansados de depender de los editores gráficos de las revistas y periódicos.

Detalle de una de las salas de la exposición. ©Fundación Canal.

Hace tiempo que la era digital acabó con el positivado y la selección de negativos, quizá por eso esta muestra posee el aire romántico de los viejos tiempos. Se trata de todo un recorrido por la historia reciente, desde el desembarco de Normandía y la guerra de Vietnam hasta los conflictos en los Balcanes o la caída de las Torres Gemelas.

Es la época dorada del periodismo gráfico contada a través de una reliquia del pasado. “La hoja de contacto es un epitafio”, bromea Martin Parr. Afortunadamente, exposiciones como la de la Fundación Canal, abierta hasta el 5 de enero de 2018, demuestran que aún mantienen algo de valor. Sol G. Moreno  

Una llama en Times Square. Manhattan, 1957. ©Inge Morath/MAGNUM PHOTOS.
Hoja de contacto de la imagen de una llama en Nueva York.