En Actualidad

FOCUS-ABENGOA CELEBRA SU ANIVERSARIO CON UNA EXPOSICIÓN EN TORNO A VELÁZQUEZ Y MURILLO

La Fundación reúne una veintena de obras de ambos pintores, figuras indiscutibles de la escuela sevillana del XVII, en un diálogo propuesto por Gabriele Finaldi que podrá verse en noviembre. 

Será un aniversario por partida doble. La Fundación Focus-Abengoa celebra 25 años de su llegada al Hospital de los Venerables (1991-2016)  con Velázquez. Murillo. Sevilla, una exposición que coincide además con el V centenario del nacimiento de este último autor. La muestra se inaugurará la segunda semana de noviembre y contará con 19 obras: nueve del autor de Las Meninas, fechadas entre 1617-1656, y una decena ligeramente más tardías –datadas entre 1654-1680– del artista que será objeto de estudio en 2017.

La muestra cuenta con la colaboración especial del Museo del Prado y comenzó a gestarse en 2014, cuando Gabriele Finaldi se hizo cargo del proyecto. Su idea era mostrar las afinidades y puntos en común de los dos maestros, formados en Sevilla en periodos más o menos cercanos; por eso el director de la National Gallery ha seleccionado diversas pinturas con un mismo motivo iconográfico. El recorrido permitirá advertir el virtuosismo técnico de ambos maestros, así como su inteligencia pictórica, a través de una serie de parejas y tríos de obras. Por ejemplo, las dos Inmaculada concebidas por Velázquez–Fundación Focus-Abengoa y National Gallery– podrán compararse con la que pintó Murillo. También podrán verse juntos sus autorretratos.

El Museo del Prado figura entre los colaboradores más destacados, con cinco préstamos. Pero no es el único. A él se suman instituciones nacionales privadas, como el Fondo Cultural Villar Mir, y museos internacionales, como el Louvre, la Dulwich Picture Gallery, el Kunsthistoriches Museum de Viena, la Frick Collection o el Meadows (sus Santa Rufina Santa Justa hacía tiempo que no salían de Dallas).  

Diego Velázquez (1599-1660) y Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) nacieron en Sevilla, una ciudad abierta y culta que durante el siglo XVII fue cuna del naturalismo barroco español, con figuras como Juan del Castillo, Herrera el Viejo, Zurbarán o Alonso Cano. Fue allí donde el pintor de cámara y el autor de las escenas de niños y mendigos desarrollaron un lenguaje naturalista basado en modelos iconográficos religiosos, aunque sin dejar de abordar la pintura de género. SGM

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search