En Actualidad

Florencio Monje: “Lisa Gherardini [La Gioconda] podría haber muerto de un ataque cardíaco”

La Mona Lisa, uno de los personajes más conocidos y emblemáticos de la historia del arte pudo morir de un infarto. Concretamente provocado por su hipercolesterolemia. Ese es el diagnóstico que propone Florencio Monje, doctor en Medicina y Cirugía Oral y Maxilofacial, tras meses de análisis al rostro de la mujer de Francesco del Giocondo inmortalizado por Leonardo.



Florencio Monje es médico pero también un apasionado del arte. Junto con su hermano Isidoro –doctor en Historia– ha escrito El Rostro Enfermo, un libro que analiza 50 pinturas universales para identificar algunas de las enfermedades que pudieron sufrir los retratados. Es precisamente en este volumen donde habla de la enfermedad de La Gioconda. Charlamos con él, tras su conferencia impartida la semana pasada en el Museo Universidad de Navarra dentro del ciclo “Arte, Ciencia y Tecnología: miradas diferentes a una misma realidad”.

*¿De dónde saca un médico la afición por el arte?

*Siempre me ha encantado. Cuando llegué a Madrid tuve un profesor muy culto que me animó a acercarme al Museo del Prado a ver las pinturas de Goya, peculiares por su manera de retratar los rostros y las deformidades. Empecé a coleccionar todo sobre este pintor y escribí mi primer libro, que iba sobre él: La pintura de Goya y las deformidades dentofaciales. Más tarde empecé a cursar estudios de Historia del Arte y a adquirir documentación sobre cuadros de todo el mundo. La verdad es que el arte siempre me ha gustado. No me considero un entendido, pero sí un interesado.

*¿Por qué eligió La Gioconda?

*El Rostro Enfermo examina las caras de 50 retratados a lo largo de la historia del arte y el tema de La Gioconda se ha hecho muy célebre en los últimos 100 años. Antes no la conocía tanta gente, pero desde que robaron la obra se hizo conocida a nivel mundial. Después vino el Código Da Vinci, etc. Ahora mismo se le han dado 44 diagnósticos, algunos tan peregrinos como esquizofrenia, parálisis facial, bruxismo y trastornos hormonales (razón por la podría perdido las cejas, aunque en esa época la gente se las afeitaba; era un signo de belleza).

*¿Cuáles son las claves del estudio sobre esta pintura de Leonardo?

*Si nos fijamos en el cuadro, vemos que en el ángulo interno del ojo izquierdo tiene un bulto. Eso es típico de algo que se llama xantelasma. Además, si vemos su mano derecha, observamos otro bulto que, en este caso, puede ser un lipoma. Sabiendo, como sabemos, que Lisa Gherardini murió entre los 37 y los 39 años de manera fulminante, podemos plantear la posibilidad de que se tratase de un ataque cardíaco provocado por una hipercolesterolemia. Una enfermedad que podría tratarse de algo genético o bien ser fruto de su dieta.

*¿Existe algún otro estudio parecido sobre este cuadro?

*Ya hubo un profesor italiano que aludió al xantelasma de su ojo izquierdo, pero nosotros lo relacionamos con el depósito de grasa de su mano, que es la base del diagnóstico. Y esto es algo que se había hecho nunca.

*¿Cuánto tiempo lleva realizar un diagnóstico de este tipo?

*A nosotros nos ha llevado aproximadamente unos cuatro o cinco meses, porque exige de mucho tiempo. Primero hay que detectar aquellos cuadros que pudiesen contener deformidades y, a continuación, documentarse sobre la biografía en dos personas: el pintor y el retratado. Ambos pueden aportar muchas pistas sobre el origen de tales deformidades.

*Pero existen decenas de pinturas. ¿Resulta complicado encontrar aquellas con deformidades?

*Exige mucho trabajo, y sobre todo conocer los gustos de cada pintor. Pero el espectro es amplio. Yo tengo en mi poder 168 pinturas que retratan algún tipo de deformidad. Para el libro elegimos las 50 que mejores conclusiones podían aportar. Los mayores obstáculos nos los plantean las composiciones cubistas, pero aquellas que son naturalistas son como historias clínicas. Un médico ve cosas y después empieza a conectar unas con otras. Si en un cuadro vemos alguna deformidad, nos da muchas pistas para sacar un diagnóstico final.

Si nos fijamos en el cuadro de la Mona Lisa vemos que en el ángulo interno del ojo izquierdo tiene un bulto. Eso es típico de algo que se llama xantelasma. Además, si vemos su mano derecha, observamos otro bulto que, en este caso, puede ser un lipoma.

*¿Y no cree que puede haber obras donde las deformidades respondan también al estilo del artista?

*Antiguamente el resultado del cuadro obedecía a quien lo pagaba. Se exigía que, si le hacían un retrato, sobrepusieran dotes y estéticas que en realidad no tenían. Por ejemplo, si a Carlos II le hubiesen pintado todos tal y como era, los resultados finales hubiesen sido diferentes. Pero como él era el donante, la cosa cambiaba mucho. No obstante, hay una serie de artistas muy naturalistas: Da Vinci, Velázquez o Murillo pintaban a los personajes tal y como eran, por eso en sus obras se observan claras patologías. Yo me valgo de obras 100 % naturalistas, principalmente aquellas del Renacimiento. Puede que las que se hicieron en el siglo XX sí que sean fruto de la fantasía del artista. Guillermo Fernández Vara.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search