En Actualidad

Van der Goten. «Primera salida que hizo don Quijote, protector y señor de la caballería andante.

EL QUIJOTE TAMBIÉN SE LEE EN LOS TAPICES

Son once los tapices que cuelgan de la Galería que rodea el patio principal del Palacio Real de Madrid. Once maravillosos tapices que cuentan, en imágenes, pasajes de los que Miguel de Cervantes y Saavedra narra en su historia sobre don Quijote de la Mancha. La exposición forma parte del programa de actos organizado por Patrimonio Nacional con motivo del IV Centenario de la muerte del escritor.

Fue Felipe V quien los mandó tejer para que sirvieran no sólo de homenaje a don Miguel, sino para potenciar la Real Fábrica de Tapices llamada entonces de Santa Bárbara. Hay que aclarar que lo hizo no sólo por estos motivos sino también para animarle, de algún modo y a su manera, a curar la nostalgia que sentía al recordar su Versalles natal. Hay que añadir uno más: la fascinación que tanto la figura de don Quijote le había producido desde su infancia, con la lectura de sus aventuras, como la del escritor. Del cuidado y mimo de estos tapices  se ocupa hoy Concha Herrero, conservadora de Tapices de Patrimonio Nacional. Y lo hace realmente con todo cuidado y amor.

El encargo de tejerlos recayó sobre una familia de famosos tejedores flamencos, los Van der Goten, dos de cuyos miembros se trasladaron desde Amberes a Madrid para cumplirlo. Todo esto ocurría en el año de gracia de 1720, siendo rey de España Felipe V. Cuenta Concha Herrero que los tapices daban categoría a quienes los poseían, resultaban ser soportes privilegiados para representar historias; eran fáciles de transportar y se adaptaban, sin  problemas, a cualquier espacio de cualquier palacio. “Cervantes  no dudó en asemejar el tapiz con la obra literaria. Consideraba que su perfección y hermosura podían conseguir con más facilidad que la letra impresa enseñase y deleitase conjuntamente”. Así fue como, sobre cartones del pintor de cámara Andrea Procaccini y de su discípulo Domingo María Sani –ocupado entonces  en la decoración del Palacio de La Granja– los Van der Goten –Jacobo y Francisco– hicieron su trabajo.

Sigue explicando Concha Herrero que se tejieron simultáneamente dos tapicerías “en los telares de alto y bajo lizo en la Fábrica de Santa Bárbara con sedas y lanas de primera calidad y colores sólidos” (para el lector poco experimentado en estas artes de los telares, aclaramos que lizo  es el hilo fuerte que sirve de urdimbre). Esto de los colores es tan verdad que siguen intactos sin que les haya afectado el tiempo y sobre todo los muchos lavados que sufrieron en las aguas del Manzanares. Las dos series se diferencian, exclusivamente, por la autoría y el  modelo de cenefa –de flores y trofeos las de alto lizo y de columnas salomónicas con entablamento y basamento las de bajo lizo–, que las enmarcan como embocaduras en escenas teatrales. En la esquina derecha de la parte baja lleva la marca de los tejedores, según la tradición establecida.

Del libro se eligieron los pasajes de mayor éxito, los más conocidos y populares. Lo que ocurría en ellos se explica en una cartela de color azul, escrito con letras doradas y en muy pocas palabras siguiendo, podíamos decir, el mejor estilo periodístico, con recuerdos de un viejo castellano: “ Desafia al Biz/caino i ventura de / los molinos”;  Hvrta Gines/de Pasamonte el Rvcio/ a Sancho Panza “o “ “ Modo como fve/encantado Dn Qvixote para bolverlo/ a sv casa”.

No están colocados en la Galería siguiendo un orden marcado por los capítulos. El primero que se ofrece a la contemplación del visitante es el de la Aventura de los molinos y desafío del vizcaino; siguen las dos versiones de Los mercaderes de Toledo; después Maritones y Don Quijote, Fin de la quimera de MaritornesManteo de Sancho, Aventura de los CarneroEl yelmo de MambrinoGinés de PasamontePenitencia de Beltenebros y, finalmente, Don Quijote en la jaula.

Estos once tapices forman parte de la colección de Patrimonio Nacional que cuenta con unos 3.000.  Muchos están expuestos, otros distribuidos en Palacios o en depósito en organismos oficiales – embajadas y ministerios– y el resto en almacenes.

Expuestos hasta diciembre de 2016, salvo los meses de julio y agosto. María Pura Ramos

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search