En Mercado

Precios estratosféricos en las subastas de 2017

El año pasado las ventas en subastas miraron desde lo alto a las ventas privadas, que recientemente estaban en apogeo. El remate del Salvator Mundi en Christie’s por 450 millones de dólares ha superado con creces los récords en venta privada de los últimos años. Pero no ha sido la única venta de nueve cifras en 2017, un set de 12 pinturas chinas ocupan el segundo puesto en una casa de Pekín. A esta le siguen Basquiat, Klimt, Van Gogh, Fernand Léger, Warhol… y otro lote chino de Huang Binhong por 50,6 millones.


Últimamente se ha hablado de una progresiva privatización del mercado del arte. De la emergencia de la subasta y la galería online frente a la tradicional subasta; de un auge del sistema privado de venta en ferias o a través de dealers. No obstante, en los últimos meses de 2017 las dos grandes casas de subastas han mantenido su estatus con ventas estratosféricas como la del Salvator Mundi, que ha superado todas las ventas privadas del mercado.

Naturalmente, el mercado del arte no se queda atrás en la adaptación a los nuevos tiempos, pero no podemos negar que Christie’s y Sotheby’s todavía gobiernan una tercera parte del negocio a nivel global. Lo corroboran los últimos datos. Este artículo se redactaría de otra forma si no hubiese aparecido hace mes y medio la obra más cara de la historia –450.000.000 dólares– con una diferencia de cientos de millones de dólares respecto a la que hasta ahora se coronada como récord absoluto. Nafea faaa Ipoipo de Paul Gauguin se compró por 300 millones de dólares en el exitoso método de venta privada (2015), pero Christie’s ha sido capaz de arrebatarle el récord merecidamente con semejante diferencia numérica. Más cercano en el tiempo, en 2016, debemos recordar los 300 millones de euros que se pagaron por Interchange de De Kooning. Pero claro, esos 100 millones de diferencia no son ninguna calderilla. Es cierto que el mismo coleccionista que compró este De Kooning se llevó también Number 17ª de Pollock por 200 millones de dólares. No es difícil hacer la suma que pagó Kenneth Griffin para comprobar que supera al Salvator Mundi, aunque sea ‘un dos por uno’. El apunte importante, no obstante, es que estas ventas que le siguen de cerca al leonardo no han sido valoradas por pujas.

Pero volvamos a las mejores ventas del año que acabamos de cerrar. Después del retrato de Cristo bendiciendo, el lote más caro salió enseguida, en diciembre, en China y en una casa de subastas que acaba de cumplir su 12º aniversario. Se trata de Beijing Poly International Auction, que adjudicó un set de 12 pinturas de tinta china por 142 millones de dólares al cambio. La autoría es del artista chino Qi Baishi, uno de los más cotizados de su región.

El tercer puesto va para un grafiti. El famoso Untitled (1982) de Jean-Michel Basquiat, se adjudicó por 110,5 millones de dólares en Sotheby’s Nueva York el pasado mayo. La siguiente obra más cara de la casa fue Bauerngarten (1907) de Gustav Klimt por 59,3 millones de dólares en febrero.

En noviembre la competencia vendió Laboureur dans un champ (1889) de Vincent van Gogh, por 81,3 millones de dólares y Contraste de formes (1913) de Fernand Léger por 70 millones. Muy de cerca, le siguió Sixty Last Suppers (1986) de Andy Warhol, adjudicado en 60,9 millones. La muse endormie (1909-1910) de Constantin Brancusi, se vendió por 57,4 millones de dólares en mayo, así como Leda and the Swan (1962) de Cy Twombly fue rematada en 52,9 millones de dólares. Three Studies for a Portrait of George Dyer (1963) de Francis Bacon se adjudicada por 51,8 millones de dólares. Todas en Christie’s Nueva York.

Al margen de estas casas que acaparan los primeros puestos, es considerable el remate de China Guardian Auctions Co., el 19 de junio: Yellow mountain de Huang Binhong, vendida por 50,6 millones de dólares.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search