En Actualidad

El ‘Cabinet Hernani’, declarado Bien de Interés Cultural

La Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid declara inexportable el escritorio renacentista


Esta semana conocíamos la noticia. La Comunidad de Madrid (en adelante, CAM) declaraba Bien de Interés Cultural una pieza de ebanistería creada en el sur de Alemania en los años centrales del siglo XVI, conocida como ‘Cabinet Hernani’. Un trámite legal que, en resumen, convierte en inexportable al mueble en cuestión. Más allá de este dato, que no es ni mucho menos baladí, el estudio de la pieza presentado en el Boletín Oficial de la CAM en mayo del año pasado (BOCM, nº 126, lunes 28 de mayo de 2018) permite reflexionar sobre la idoneidad de su declaración como BIC y su historia.

Atendiendo al informe redactado desde el Museo Nacional de Artes Decorativas por petición de la CAM, a día de hoy sabemos que se trata de una pieza creada en torno a 1555, fecha que aparece en la zona superior del mueble, al final de una inscripción en caracteres latinos, bajo el relieve del Bautismo de Cristo. Sin embargo, y aunque a priori este pudiera considerarse el año en el que fue creado el escritorio, parte de los estudios que acompañan a la pieza aclaran que lo que hoy contemplamos no es sino una recreación de un escritorio renacentista, posiblemente realizada durante el siglo XIX, a partir de distintos fragmentos procedentes de piezas diferentes, algunas de ellas elaboradas con posterioridad a 1555.

Otro de los datos de interés del ‘Cabinet Hernani’ es la de su supuesta procedencia, pues se ha vinculado nada menos que con el emperador Fernando I de Austria (1503-1564), hermano de Carlos V. A día de hoy, solo puede rastrearse con certeza a partir del siglo XIX, cuando aparece como propiedad del infante don Sebastián Gabriel de Borbón y Braganza (1811-1875) y, a través de su descendencia, a Manfredo Luis de Borbón y Bernaldo de Quirós, I duque de Hernani (1914-1979), de donde le viene el nombre. Sería necesaria una profunda investigación de inventarios para conseguir llegar a ese primer propietario.

Más allá de las dudas que pueda suscitar el escritorio y su procedencia, ya sea una pieza original del XVI o una reconstrucción histórica realizada en el XIX a partir de diferentes muebles renacentistas, lo cierto es que la calidad de sus intarsias ­–así se definen técnicamente este tipo de piezas realizadas con maderas finas– es indiscutible.

Este tipo de pastiches historicistas trae a colación otro tipo de obras similares que han llegado descontextualizadas hasta nuestros días. Un caso bien llamativo es el del denominado ‘Político de Isabel la Católica‘, un conjunto de 17 tablas –en origen sumaban un total de 47– pintadas por Juan de Flandes y Michel Sittows entre 1496 y 1505 y cuyo grueso se conserva hoy en el Palacio Real de Madrid. El sobrenombre de ‘políptico’ viene dado por el montaje con el que, hasta hace poco, era conocido, pero a día de hoy sigue sin saberse con exactitud su montaje original.

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search