En Actualidad

El arte comprometido de Artur Barrio


 

Ayer se abrió al público en el Museo Reina Sofía de Madrid la exposición Artur Barrio.  Experiencias y situaciones, que permite seguir la evolución de un artista nacido en Oporto en 1945 y de nacionalidad brasileña, que sigue siendo una de las figuras más relevantes del panorama artístico del país carioca, tanto por su compromiso social como por el arte conceptual desarrollado desde mediados de los años sesenta. En la presentación que tuvo lugar el pasado martes estuvieron presentes el propio artista, el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel y el subdirector João Fernandes, comisario de la exposición, que permanecerá abierta hasta el 27 de agosto.

La muestra de Barrio tiene afinidades y establece un buen diálogo con otras dos que actualmente exhibe el Museo madrileño, la de Dora García y la de Marc Pataut, en esa intención social y esa transgresión de los paradigmas estéticos imperantes en las diferentes sociedades y épocas que han experimentado estos tres creadores.

Artur Barrio recibió el prestigioso Premio Velázquez en 2011 en el que el jurado destacó “la construcción de una poética radical, que produce una relación y un eco con la situaciones políticas y sociales. Por la universalidad de su lenguaje, desarrollado a través de unos materiales no convencionales, crudos, perecederos y degradables”. Y también por el radicalismo con la utilización de dichos materiales, dentro y fuera del ámbito del museo. Todo ello enlaza con las propuestas conceptuales realizadas por otros artistas brasileños claves como Hélio Oiticica, Lygia Clark o Lygia Pape. En todos ellos hay una experimentación constante en todo tipo de formatos para subrayar la relación del arte con la vida.

Como se puede observar en el recorrido de la exhibición y en las imágenes propuestas, Barrio ha realizado intervenciones en espacios públicos como museos y galerías, en un intento de dotar de poesía la vida cotidiana, a través de las experiencias. Y eso enlaza con la otra parte del título, las situaciones, tan importantes con lo experimental porque hacen imposible su reapropiación por parte de un sistema del arte que permanece comprometido con la circulación fetichista del objeto o el documento.

Dividida en dos secciones, la primera parte de la muestra traza un itinerario histórico a través de documentos del archivo del artista mediante los cuales ha quedado un registro de las situaciones y experiencias creadas por Barrio en diferentes lugares y momentos, así como de ideas, materiales y metodologías recurrentes a lo largo de su carrera.

En la segunda, el espectador contempla la huella dejada por Barrio tras la realización de una experiencia in situ los días previos a la inauguración de la muestra, cuando el artista se haya apropiado del espacio expositivo y lo haya convertido en un lugar de expresión de la libre creatividad. La intervención y ocupación de Artur Barrio en el Reina Sofía: Zona C de la Planta 3 del Edificio Sabatini va a poner a prueba la capacidad de respuesta del Museo para adaptarse ptarse a la espontaneidad de ese gesto.

Artur Barrio ha usado desde sus comienzos materiales humildes y desechables, incluso de origen orgánico, como basura, papel higiénico, maderas, huesos o saliva, en trabajos como P…H… (1969), en  Situação… Ohhh… ou… 5.000… T.E.… em…N.Y…. City…, de ese mismo año y que está depositado en el exterior del Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro sacos de papel de papel con trozos de periódico, espuma de aluminio y un saco de cemento viejo, a modo de basura.

El carácter conceptual de la obra de Barrio siempre ha estado vertebrado por un compromiso político y social, como lo demuestran los registros DEFL… Situacão… +S+… Ruas (1970) y Situacão T/T, 1, (1970), por ejemplo. Con estos tipos de ejemplo el artista brasileño desarrolló durante los años 70 y creó un contexto en el que la gente fuera consciente del problema de la violencia política en el país.

Algunos de los trabajos más interesantes que se pueden ver en la exposición son los CadernosLivros. Son libros de artista en los que Barrio escribe sus ideas, comentarios y notas, mezclados con fotografías, arena y otros materiales con textura, que a la vez documentan el relato y la memoria de acciones de las que no existe registro visual alguno, como 4 Dias 4 Noites (1970).

Otros registros quizá sean son los relacionados con el mar y Portugal, con los que Barrio mantiene una especial vinculación. Ejemplo de ello son los documentos que muestran la acción Áreas Sangrentas (1975) que realizó con unas vendedoras de pescado en Viana do Castelo, o también 4 Movimentos (1974).

Por último habría que destacar la escritura como uno de los elementos transversales en la obra de Barrio. Desde los manifiestos contra las estructuras del campo artístico a inicios de los años setenta, hasta los enunciados y versos que inundan las paredes en sus experiencias, los textos dan cuenta de la permanente desobediencia de alguien que se resiste a la clasificación y normatividad de los discursos sobre el arte. Las palabras que garabatea sobre los muros funcionan como poesía visual que termina desapareciendo con el tiempo, cuando cierra la exposición.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search