En Actualidad

Cuatro esculturas de Miró cedidas al Centro Botín

 

Los herederos del artista catalán, representados por el nieto del artista Joan Punyet Miró, cabeza visible de la Successió Miró, han oficializado la cesión temporal por cinco años renovables de cuatro esculturas del famoso autor que actualmente se exponen como parte de la muestra Joan Miró: Esculturas 1928-1982 del Centro Botín de Santander.


Esta exposición está teniendo una enorme acogida en la capital cantábrica, alentada también por la ebullición de proyectos culturales que está experimentando la ciudad, como el traslado de la colección de arte del Banco Santander a su renovada sede social del Paseo Pereda o el proyecto de apertura del centro asociado del Reina Sofía vinculado al Archivo Lafuente.

Las obras cedidas son de gran formato. Los descendientes cumplen así el deseo del artista en relación con estas piezas: que se muestren en lugares públicos y sean accesibles a todo el mundo.

Tres de las esculturas las creó con objetos encontrados, una práctica habitual del artista y uno de sus signos distintivos, mientras la cuarta restante es uno de los muchos homenajes que Miró le dedicó a la mujer. Además, todas ellas proceden de Palma de Mallorca para reubicarse, a través de esta cesión, en un lugar público y transitado. Así, Femme Monument, 1970, y Souvenir de la Tour Eiffel, 1977, son las esculturas que la familia ha cedido al Centro Botín y que se exhibirán en la galería E de la primera planta, que se convertirá para ello en un espacio dedicado al autor. La primera, es una de las iniciales esculturas que el artista hizo en la Fonderia Artística Bonvicini, en Verona, donde creaba piezas de gran formato, pulidas y de superficies lisas. La segunda, es una obra de tres metros de altura concebida con objetos inicialmente sin validez artística, pero que para Miró desprendían una cierta magia o una positiva energía; en ella predomina esa libertad poética de la que siempre hace gala, haciéndonos olvidar por un momento su verdadero sentido y origen. Por su parte, Tête (Tête sur socle), 1978, y Femme (Femme debout), 1969, son las obras monumentales que recibirá el Ayuntamiento de Santander y que se ubicarán en los Jardines de Pereda, que por cierto se están convirtiendo en un verdadero museo al aire libre, con los pozos de Cristina Iglesias, los monumentos a las víctimas del incendio, a José María de Pereda, a Concha Espina… y en un auténtico epicentro cultural con la localización de los proyectos antes mencionados y muchos bienes patrimoniales.

Estas cuatro obras son una muy buena selección del trabajo escultórico de Miró, no solo por representar a través de ellas su trabajo en tres talleres de fundición diferentes (en Barcelona, París y Verona), sino también por el abanico cronológico que se da en el conjunto, ya que nos permite apreciar la evolución de su obra escultórica con claridad.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search