En Mercado

Clásicos del diseño contemporáneo en Setdart

La casa de subastas presenta este miércoles 115 lotes consistentes en mobiliario y artes decorativas firmadas por algunos de los nombres más célebres del diseño del siglo XX.


El miércoles 24 de febrero la casa de subastas Setdart presenta su subasta mensual de diseño para la que en esta ocasión ha decidido centrarse en piezas fundamentales de los últimos 100 años. Los 115 lotes de mobiliario y artes decorativas son un buen reflejo del gusto actual, donde predominan las piezas de diseño escandinavo, fundamentalmente danés, de mediados del siglo XX. La familiaridad desde la que contemplamos cada uno de los objetos es producto de la enorme influencia que siguen ejerciendo sobre nuestra percepción estética, y muestra de su intemporalidad.

La historia del diseño en el siglo XX bien puede ser escenificada por el desarrollo y cambio de uno de los muebles más básicos en cualquier hogar, la silla. Y en este campo Setdart no se queda corta, con lotes tan icónicos como la pareja de Egg chair Ottoman egg de Arne Jacobsen. Este conjunto de cromo tapizado en cuero negro es una versión de 2003 sobre el diseño original de 1958 con originales formas futuristas (ahora retrofuturistas). Su aparición en 2001: Odisea en el espacio consagró su iconografía. Sus estimaciones se sitúan de 10.000 a 12.000 euros.

Otros dos lotes capturan una similar interpretación del porvenir. Por un lado, el sillón de Henry Walter Klein, con un diseño posterior, de la década de 1970. Este lote es una pieza de época también cromada y tapizada en piel negra cuyo valor se ha calculado entre los 2.000 y los 2.500 euros. Por otro lado, se encuentra la edición especial por el 100 aniversario de la compañía Carl Hansen & Son Editor., el sillón con reposapiés Wing Chair diseñado por Hans J. Wegner, con estimaciones de entre 10.000 y 12.000 euros. En este caso, se añade un componente vital del diseño escandinavo –especialmente danés en esta licitación– desde la década de 1940, la comodidad y el acceso a todos los estratos de la población de muebles de buena calidad.

El desarrollo industrial de los que habían sido países empobrecidos en comparación con sus vecinos del sur, desembocó en una creciente clase media. Los arquitectos y ebanistas no tardaron en darse cuenta de que los retos planteados por la forma de vivir de esos compatriotas era el problema fundamental del diseño de su generación. Sus soluciones prácticas perduran hasta nuestros días.

De los mejores ejemplos de ese espíritu es el conjunto de cuatro sillones Modus de Kristian Vedel valorados entre 3.500 y 4.000 euros. Las líneas sencillas y materiales de calidad se combinan con la posibilidad de desmontarse y reconfigurarse también como una silla, una mesa baja o un reposapiés.

También contamos con antecedentes dentro de la subasta. Por ejemplo con los sillones Barcelona con otomana que Mies Van der Rohe creó para el Pabellón alemán en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Su obsesión por la reducción a lo fundamental, siempre atendiendo a los más mínimos detalles para alcanzar la perfección, es la mejor de las premoniciones para lo que será el resto del siglo. Sus estimaciones están entre 2.000 y 2.500 euros.

También encontraremos en la licitación hitos coetáneos pero alejados en el espacio, como las cinco Aluminium Chair de Charles y Ray Eames. Las originales fueron creadas en 1958 y a la tendencia «minimalista» se sumó la utilización de nuevos materiales como la rejilla plástica que conforma los asientos. Su valor se ha establecido entre 4.000 y 5.000 euros.

Para cerrar esta categoría nos podemos emplazar en el diseño español. Por un lado, la pareja de butacas y reposapiés Casablanca del difícilmente clasificable Jaime Tresserra Clapés, que firma varias piezas más en el conjunto que saca Setdart a subasta (estimaciones entre 6.000 y 10.000 euros). Por otro, el sillón Ro de Jaime Hayón valorado entre 2.500 y 3.000 euros.

En otras categorías se pueden destacar la lámpara de techo de Kobis & Lorence de los años 50 estimada entre 2.500 y 3.000 euros; la lámpara Mazzega de cristales de Murano y 190 cm. de altura valorada de 5.000 a 6.000 euros, y entre 2.000 y 2.500 euros, el aparador de hacia 1960 de Henning Kjaernulf.

Para terminar, sería imposible hacer un recuento de los lotes más interesantes sin mencionar dos juegos, uno de café y otro de café y té de plata. El primero es obra de Georg Artur Jensen del año 1905 y se espera que el martillo descienda entre los 15.000 y los 16.000 euros. El segundo es la pieza con las estimaciones más elevadas de la jornada, entre 25.000 y 30.000 euros, y es diseño de Jean-Emile Puiforcat de hacia 1925.

Este amplio repaso por la historia del mobiliario y las artes decorativas desde comienzos del siglo XX tiene asegurada la atención de un público que no debe traducir los lenguajes y recursos utilizados por los autores, porque son los mismos que inspiran nuestra vida moderna. Héctor San José.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search