En Mercado

Buenos resultados en las últimas subastas de moneda en Europa


Los últimos remates en Europa siguen gozando de viento a favor y varias monedas antiguas se han adjudicado con una fuerte revalorización desde sus precios de salida hasta alcanzar los seis dígitos, algunas de ellas en casas de subastas de Alemania, Suiza y España. En Estados Unidos algunas piezas han tenido buen resultado pero otras con buenas expectativas de salida no han encontrado comprador.

En mi crónica anterior llamaba la atención del remate que presentaba Legend Rare Coin Auctions en Las Vegas el 8 de octubre, por presentar las diez primeras amonedaciones de 1$ acuñados por la ceca de Filadelfia, los primeros dólares entre 1794 y 1804 (15 piezas), todos ellos en cuidadísima calidad. Incluía el 1794 (primer dólar) y el 1804 (del que parece que solo se acuñaron 8 ejemplares). Se estimaban entre los 8.000.000/9.000.000$ (la última vez alcanzó los 10.000.000$) el primero; y de 4.000.000/4.400.000$ el segundo. El conjunto se estima en más de 20.000.000$. Pero no logró el éxito buscado y los dos protagonistas no encontraron comprador (tampoco el 1797 que se estimaba en 300.000/350.000). El resto de ejemplares sí se vendieron por 2.662.500$ de martillo.

En Europa despertaba interés la subasta de Fritz Rudolf Kuenker (del 28 de septiembre al 2 de octubre). Presentaban, como es habitual, varias sesiones. De la parte de moneda mundial, casi todos los lotes se vendieron. Diez de ellos se adjudicaron por encima de los 50.000 euros. La medalla de oro del Congreso Norteamericano de 1814 que salía en 120.000 (estimación 150.000), se fue hasta los 180.000 euros. Un doble reichstaler de 1611 de Stralsund que salía en 40.000 euros y se estimaba en 50.000, fue la gran sorpresa al lograr encaprichar a los coleccionistas que pujaron incesantemente hasta cerrar la disputa en 110.000 euros.

La tónica general fue muy animada. Hubo varios lotes con grandes incrementos, doblando la salida o más, como fue también el caso de unos 8 ducados de oro de 1796 de Augsburgo que desde los 32.000 euros de salida se fue hasta los 85.000 euros. La sesión reservada a monedas de oro tuvo un gran éxito con casi todo vendido. Destaca un 20 dólares de 1859 O (Nueva Orleans) que salía en 20.000 y acabó adjudicándose en 85.000 euros de martillo (más de 104.000 euros con la comisión). De la primera sesión, que estaba reservada a moneda antigua, destacábamos un didracma de Panormos que salía en 32.000 euros (estimación 40.000) que finalmente se vendió en 44.000. El mismo resultado logró el áureo de Pertinax. De esta sesión de moneda antigua, también casi todo se vendió (1200 lotes), salvo media docena de lotes.

Luego captó la atención del coleccionista de moneda antigua la cita que Numismatica Ars Classica (NAC), en colaboración con Jesús Vico, del pasado 6 de octubre. Remataron los 129 áureos de la colección de un “caballero español”, dejando solamente uno sin vender. La estrella fue el ejemplar de Domiciano que destacábamos en la previa; desde la salida de 24.000 francos suizos, dejó rápidamente atrás la estimación de 30.000 y no paró hasta triplicarla, adjudicándose en 90.000 chf (unos 83.000 euros de martillo). El ejemplar que también mencionábamos por su escasez, el Plotina, se remató en 65.000 (salida 40.000). Llamativo también fue el resultado del Vitelio que logró alcanzar el martillo en 85.000 (salida 32.000).

A esta sesión le seguía el remate de moneda griega, romana y otras que realizaba Numismatica Ars Classica, como es habitual. Nueve lotes se remataron en seis dígitos, es decir más de 100.000 francos suizos. Destaca el remate de un áureo de República Romana, de la familia Sempronius Graccus, que presenta el busto de Octavio con barba y la diosa Fortuna con cornucopia. Su calidad no era especialmente resaltable. Incuestionable su rareza, pero sorprendió el resultado que alcanzó, 120.000 chf de martillo, ya que el gusto actual es más exigente. Su salida era de 28.000, y su estimación 35.000, así que fue una sorpresa más que notable. Los resultados más fuertes fueron el rarísimo del didracma de Agrigentum firmado por Mirón que desde los 200.000 chf de salida, se fue hasta los 425.000. También espectacular, logrando la misma adjudicación de 425.000, fue el éxito del remate del sestercio de Tito que muestra una vista aérea del anfiteatro de Flavio (el Coliseum). Su salida era de 160.000, y su estimación en 200.000 también quedo rápidamente atrás.

Finalmente hubo tres remates en Cayón Subastas: el 15 de septiembre 690 lotes de monedas antiguas y españolas; el 30 de septiembre una colección de cobres españoles; y el 7 de octubre otro remate de monedas de oro. Casi todos los lotes se vendieron. Del total de 1569 lotes, solo quedaron 26 sin vender (es decir, casi el 98.5% vendido). Se puede mencionar el buen remate del 8 escudos de 1751 de Santiago en la primera cita, 4.189 euros. De la colección de cobres españoles, trece ejemplares se vendieron por encima de los 1.000 euros, lo que es muy destacable hablando de la moneda menor. Espectacular fue el resultado del octavo de 1829 de Manila que salía en 275 euros y no paró hasta alcanzar los 9.440 euros, sin duda récord para esta pieza. La barilla de 1766 se remató en 7.400 euros de martillo (salía en 1.500) y el raro 8 maravedís de Carlos V el Pretendiente que salía en 3.500 euros, se fue hasta los 6.844 euros, el récord de venta en subasta para este ejemplar. De la sesión de monedas de oro, hay que mencionar la rarísima onza de 8 escudos de Guadalajara de 1813 que salía en 9.000 y logró alcanzar el martillo de los 14.000 (16.520 euros). Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search