En Actualidad

Botero, 70 años de exuberancia en gran formato

CentroCentro y Arthemisia aúnan fuerzas para presentar la mayor muestra dedicada al artista colombiano en España, a través de 67 lienzos –algunos de ellos inéditos– que recorren más de seis décadas de producción. Entre las novedades, destacan sus trabajos recientes hechos en acuarela. 


Fernando Botero (Medellín, 1932) es el nombre propio con el que Centrocentro ha querido inaugurar la temporada de exposiciones, en una nueva etapa de la entidad bajo la dirección artística de Giulietta Zanmatti-Speranza. Botero. 60 años de pintura es la mayor individual del artista colombiano en España y muestra su trayectoria pictórica de las últimas siete décadas.

Cristina Carrillo de Albornoz ha sido la encargada de comisariar la exposición, con la colaboración de Lina Botero, hija del artista. Juntas, han seleccionado casi 70 cuadros de gran formato procedentes de diversas colecciones privadas, algunas de las cuales rara vez se han mostrado al público anteriormente.

El propio Botero ha bendecido las piezas escogidas para la ocasión e invita al espectador a contemplar su obra a través de sus propios ojos, en una especie de «museo imaginario» que define su trabajo, fácilmente reconocible.

«Sin un estilo propio, un artista no existe», ha dicho en una ocasión. Fiel a estas palabras, el pintor y escultor ha cultivado una forma de crear totalmente única, mostrando así «una visión del mundo que no existía y que soy yo, porque yo lo hago (…) Lo magnífico viene cuando alguien ve una naranja en un cuadro y reconoce automáticamente que es una naranja de Van Gogh, de Picasso, de Cézanne o de Botero”.

La exposición que ahora se exhibe en el edificio de Cibeles está producida por Arthemisia con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Se organiza en torno a siete secciones que se corresponden con los temas más característicos de su obra, así como con la fascinación y el constante estudio del autor por los temas clásicos de la historia del arte.

El recorrido comienza con sus primeros trabajos sobre América Latina, el tema central de toda su carrera. Continúa con varias de las versiones más conocidas hechas a partir de obras maestras del arte occidental, como El matrimonio Arnolfini de Van Eyck o las venus clásicas griegas y romanas.

Si avanzamos en las salas descubrimos nuevos temas: la naturaleza muerta,  uno de sus géneros pictóricos favoritos; la religión, tema universal de la pintura que en los pinceles de Botero adquiere una nueva lectura; y otros dos asuntos que le han permitido estudiar el movimiento como son las corridas de toros o los personajes del circo.

Merece la pena hacer hincapié en el último apartado, por la novedad que supone, pues presenta las acuarelas sobre lienzo que ha realizado en los últimos años. No en vano el artista comenzó su carrera pintando acuarelas, la técnica más popular por entonces en Colombia -década de los 50 del siglo pasado-, pero más tarde se pasó al lienzo y a la escultura. Ahora regresa a sus orígenes en esta última serie, donde recupera el trazo rápido del pincel mojado en agua, si bien ha sustituido el papel por el lienzo de gran formato, que ha trabajado como si de un fresco se tratase (técnica que, por cierto, también estudió durante sus años de aprendizaje en Italia, entre 1953 y 1956).

Fernando Botero lleva más de 60 años creando figuras exuberantes de formas generosas que escapan a la escala humana -ya sea con el pincel o con el metal-, un sello que se ha convertido en su principal carta de presentación.

Durante este tiempo ha producido una ingente cantidad de obras: más de 3.000 óleos y 200 esculturas, algunas de las cuales se encuentran repartidas por distintas ciudades españolas como Madrid o Sevilla.

Botero. 60 años de pintura podrá visitarse hasta el 7 de febrero.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search