En Mercado

BELLEZA EN EL TIEMPO: TEFAF NUEVA YORK

Por primera vez, cuando está a punto de conmemorarse el XXX aniversario de TEFAF Maastricht, la mayor feria de arte clásico del mundo llega al continente americano, gracias a un acuerdo entre Artvest Parnerts, una firma de inversión de arte, y TEFAF para hacer posible  con dos ferias, la de otoño, dedicada al arte clásico, desde la antigüedad a 1920, que abrirá sus puertas el próximo sábado 22 de octubre en el edificio Arsenal de Park Avenue en la isla de Manhattan; y la de primavera, que se celebrará a primeros de mayo de 2017, con piezas modernas y contemporáneas. Serán un punto de encuentro para una comunidad global de coleccionistas, marchantes, directores de museo y conservadores, y aficionados al arte y a las antigüedades.

Para el director general de TEFAF, Patrick Van Maris, es una ocasión para los coleccionistas que están dispuestos a ver las obras de arte con nuevos ojos y añade que está dirigida tanto para los que quieran encontrar algo específico como para aquellos que quieran descubrir nuevas cosas. Previamente a la apertura general, mañana por la noche se celebrará una recepción para recaudar fondos con destino al Memorial Sloan Kettering Cancer Center  y al programa cultural desarrollado por el Arsenal Park Avenue.

Uno de los signos que ha definido a TEFAF desde que iniciara su actividad en Maastrich en 1988 ha sido apostar por la excelencia, primando la calidad de las piezas a exponer. En esta ocasión, un comité formado por cuatro miembros de la Junta TEFAF Nueva York y cuatro expertos externos de arte de Estados Unidos,  ha seleccionado a los 94 galeristas y anticuarios, procedentes de varios países europeos y americanos, con dos ciudades que aportan la mitad de los expositores: Londres y Nueva York, que son líderes en sus disciplinas, lo que garantiza que los miles de visitantes que acudan en los cinco días que permanecerá abierta la feria, del 22 al 26 de octubre, puedan disfrutar y adquirir piezas únicas en numerosos formatos y disciplinas.

El casi centenar de stands, junto al resto de espacios necesarios para llevar a cabo una feria de arte con este nivel de exigencia, llenará un edificio emblemático del centro de Nueva York: el Arsenal de Park Avenue, con su salón Taladro Wade Thompson, así como un conjunto de habitaciones de época, del siglo XIX, restauradas en las plantas primera y segunda del inmueble.

En el recorrido por este viaje a través del arte, los aficionados tendrán oportunidades de admirar y adquirir obras de arte en numerosos formatos:  selección de  muebles, decoración, cerámicas, vidrio, plata, textiles, tapices, antigüedades, joyas, pinturas, esculturas, libros, manuscritos, autógrafos, armaduras, vestigios tribales, objetos de  Oceanía  y Arte etnográfico, Arte Asiático y Fabergé.  Aunque no resulta sencillo destacar algunos de los objetos más bellos podrían mencionarse pinturas de Van Gogh, Monet o Heda; dibujos de Vasari; esculturas clásicas, un busto de Carolina Murat, realizado por Antonio Canova en 1813, y una escultura de Lorenzo Mercadante de Bretaña titulada Madonna y niño, tallada en madera en la segunda mitad del siglo XV; un mapa de Visconte Maggiolo de cómo era América hacia 1531; y grandes piezas de joyería como el collar de Cole Porter,  diseñado por Fulco, entre otras maravillas para disfrutar la belleza en el tiempo.

Como complemento de la feria se van a celebrar dos exposiciones: la primera, organizada por el  Rijksmuseum de Amsterdam, dedicada al dibujante holandés del siglo XVII  Hércules Segers- al que actualmente le dedica una retrospectiva el museo holandés en Amsterdam-, que permitirá conocer en el stand nº 6 del segundo piso de una pequeña selección de los trabajos de Segers, un artista admirado por Rembrandt, así como una  vídeo-instalación de Christian Borstlap, inspirada en el modo de trabajar de Segers, aque ha contado con la colaboración como narrador del actor John Malkovich. Y la segunda, que  reúne una colección de maravillosos objetos inspirados en los gabinetes de curiosidades del Siglo de Oro holandés, gracias a la colaboración de tres expositores:: Kunstkammer Georg Laue (Múnich / Londres), Blumka Gallery (Nueva York) y Kunsthandlung Julius Böhler (Starnberg, Alemania). Julián H. Miranda

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search