En Actualidad

Artistas contemporáneos dialogan con Rubens y el Barroco


El festival urbano cultural Amberes Barroco 2018. Rubens inspiraorganizado por Turismo de Flandes y la Ciudad de Amberes, incluye ocho exposiciones, dos de ellas reseñadas ya en nuestra web: El regreso de Rubens y Michaelina, y otras que también se abrieron recientemente en el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes (M HKA), titulada Sanguine/Bloedrood. Luc Tuysmans on Baroque y Experience Traps en el Museo Middelheim, así como una exposición del fotógrafo Athos Burez en el MAS y arte callejero con los murales en varias fachadas del centro histórico de Amberes  de cuatro artistas como Ivon Tordoir,  Miles Mac Gregor (El Mac), Sam Bates (Smug) y Greg Astro.  A finales de junio se abrirá la muestra del fotógrafo  Paul Kooiker en el Museo de la Fotografía de Amberes (FOMU).

El proyecto de Luc Tuymans en el M HKA constituye un interesante diálogo de la visión de varios artistas contemporáneos con el espíritu de los maestros del barroco. Son casi 70 obras en diferentes formatos, con buenos ejemplos de autores clásicos como Rubens, del que se exhiben dos óleos del Rapto de las Sabinas, dos obras maestras de Caravaggio: La flagelación de Cristo y Joven mordido por una lagartija, un San Sebastián de Francisco de Zurbarán, un estudio de cabeza de Jacob Jordaens, dos magníficas piezas de Anthony van Dyck y dos esculturas de Pinsel, entre otras joyas clásicas. Y en el montaje encontramos tres bustos de Nadine Naveau, el trabajo conceptual de On Kawara, los campos de Flandes de Berlinde de Bruyckere, un extraordinario ejemplo de Bruce Nauman, Buen chico, mal chico, de 1982, una interesante propuesta de Jan Fabre, Mur de le Montée des Anges (1993), una escultura sugerente de Lucio Fontana, Concepto espacial, naturaleza, 1982, las formas sutiles de Murakami en The Birth of a Universe, 2013; una obra de Polke, Laterna Magica, 1995; y dos videos de Javier Téllez y de Pierre Huyghe, entre otras piezas actuales. En muchas de ellas late la pulsión del Barroco y cómo obras tan contemporáneas establecen sugerentes conversaciones con algunos de los grandes maestros de la pintura y escultura de un período tan fecundo como fueron los siglos XVII y XVIII.

Fuera del Museo y en una carpa se presenta la instalación escultórica del norteamericano Edward Kienholz (1927-1994), con la ayuda de su mujer Nancy, Five Car Stud (1969-1972), una obra maestra creada entre 1969 y 1972, que se presentó en la Documenta 5 de Kassel de la mano de Harald Szeemann. Esta obra desapareció en los almacenes de un coleccionista japonés y 4o años después volvió a aparecer, y que ahora pertenece a la Colección Prada en Milán. El montaje de la pieza se ha instalado en una tienda de campaña con suelo de tierra, que gracias a una iluminación teatral de los cinco coches hace que cuando se contempla la pieza los espectadores formemos parte activa de la misma, una castración de un joven afroamericano en el sur de los Estados Unidos, en supuesta venganza por mantener relaciones sexuales con una chica blanca que observa desde uno de los coches. La escena de los castradores, de la joven y de otro joven en los coches que iluminan la escena posee una gran fuerza narrativa por su verismo y violencia extrema y también como denuncia de un tiempo no tan lejano, algo que caracterizó a Kienholz, un artista muy crítico con la sociedad moderna que le tocó vivir y donde él no quiso mirar hacia otro lado.

El Museo Middelheim, un espacio con esculturas al aire libre a las afueras de Amberes, acoge el proyecto Experience Traps, en el que los comisarios Pieter Boons y Sara Weyns han invitado a participar a un grupo de creadores actuales para que se inspiren con la innovación del paisaje barroco. Cada uno desde su perspectiva pero con una gran capacidad para interpretar todo ese conjunto de laberintos, fuentes, trampantojos y ruinas de este poético y romántico paseo por la naturaleza, desde la más rabiosa contemporaneidad con el objetivo de estimular los sentidos de los paseantes que. en medio de la lluvia o del sol, con la luz gris o radiante, provoque reflexiones y sensaciones por las sorpresas que depara este tránsito en medio del bosque.

Bruce Nauman hace una propuesta atractiva en  Diamond Shaped Room with Yellow Light, aunque termina provocando desorientación, mientras que Mike Bouchet en Energy Fog incluye un olor artificial para manipular la conducta del espectador. El jardín teatral sugerido por Ulla Von Brandenburg y Dennis Tyfus; la metáfora del cielo y la tierra de Adrien Tirtiaux; lo inestable en la obra de Willian Fortsythe, titulada Underall; la fuente pintoresca de Bertrand Lavier; la movilidad en la pieza de Andra Ursuta; la red de sonidos de Ryoji Ikeda; la interactividad  de Monster Chetwynd y de Jeremy Deller; la evocación de la luz de Marte de Spencer Finch; el Arco del Triunfo del colectivo Gelitin; la Montaña verde de Santiago Cirugeda; la escultura escalonada de Monika Sosnowska; y la llamada de aves de Louise Lawler.  Un conjunto de piezas que impactan a los paseantes solitarios o en grupo por los senderos de este jardín tamizado por la mano del hombre. Julián H. Miranda

Sanguine/Bloedrood.Luc Tuymans on Baroque. M HKA. Hasta el 16 de septiembre

Experience Traps. Museo Middelheim. Hasta el 23 de septiembre

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search