En Mercado

Altos remates de monedas y las pujas que vienen


En las últimas subastas de mayo ha habido varias piezas que han destacado en subastas nacionales e internacionales como las 25 pesetas de Amadeo de 1871, el medallón de 4 sólidos y medio de Constantino II, el tetradracma de los reyes de Capadocia, el yuan de platino o los 20 marcos de 1903  de Federico, entre otras piezas raras.

Comenzamos con el remate de la casa española Martí Hervera, que con Soler y Llach, presentaba un remate en sala y otro por correo. El as ibérico de Celse se remató en 305 euros (la salida eran 280). El áureo de Adriano con el dios Sol en reverso se fue a los 5.250 euros (salida 4.800). Destacábamos un raro 8 reales columnario de México de 1733 que salía en 2.300 euro, y encontró comprador en 2.450 euros. La protagonista de la subasta fueron las 25 pesetas de Amadeo de 1871, un ejemplar muy difícil de conseguir. La salida era de 55.000 euros, no tuvo mucho recorrido, pero llegó a los 57.800, donde un comprador podrá añadirla a su colección.. Otros resultados a destacar fueron un florín de oro de Francia (Felipe IV) que desde los 6.000 euros se fue hasta los 9.500. También la rara peseta de Franco de 1946*48, la que diseñara Benlliure, era uno de los lotes modernos con más atractivo al ser una moneda rara y escasa, y que nunca puede verse en calidad extraordinaria ni especialmente atractiva, siendo casi siempre una presentación, diríamos, pobre. Salía en 3.400 euros, y encontró comprador en los 3.750.

A la siguiente semana Numismatica Ars Classica ofreció importantes remates de moneda antigua. La práctica totalidad de los lotes de la colección de áureos encontraron comprador. Más de veinte de esos lotes se fueron en 40.000 francos suizos o más, alcanzando cuatro de ellos cifras de seis dígitos. El ejemplar de Diadumeniano que salía en 120.000, estimación 150.000, se remató en 240.000 francos suizos. El Macrino con excelente pedigrí (salía 100.000, estimación 125.000) se remató en 140.000. El Licinio con salida de 36.000, estimación 45.000, se remató en 70.000. Los 60 asses republicanos que salían en 4.800, estimación 6.000, cerró la licitación en 8.500. Muy Llamativo fue el remate del ejemplar de Floriano que, con una salida de 80.000 y una estimación de 100.000, fue una de las sorpresas de la venta al llegar hasta los 230.000.

De las otras sesiones, destacábamos un rarísimo medallón de 4 sólidos y medio de Constantino II (hacia 324-327) que salía en 480.000 francos suizos y tenía una estimación de 600.000. Su remate ha sido explosivo, zanjando el martillo en los 750.000. La pareja de monedas griegas de Naxos, tetradracma y hemidracma, con salidas de 140.000 y 40.000 francos (estimaciones 175.000 y 50.000) se adjudicaron en 240.000 y 60.000, respectivamente. Llamativo también fue el remate del bello tetradracma firmado de Siracusa que salía 40.000, con una estimación de 50.000; se fue hasta los 110.000. Otro inesperado remate fue el de otro tetradracma de los reyes de Capadocia con buen pedigrí; salía en 80.000, y se remató en 220.000. Un éxito de venta con otros trece lotes rematados en cifras de seis dígitos.

Otra venta que mencionábamos era el de la casa alemana Teutoburger. Tanto de la primera parte, moneda China, como de la segunda sesión, más generalista, hubo algunos lotes sin comprador pero no han sido malos los resultados. La serie de 5 yuan de platino de 1994 que tenía una salida de 18.000 euros, estimados en 20.000, se fueron justo por el doble, 40.000. El ejemplar de Macao de 10.000 patacas de 1988, se remató en la salida de 6.300 euro. Destaca la venta de un 500 yuan de 1995 que salía en 18.000 (estimado en 20.000), y que inesperadamente alcanzó los 38.000 euros de adjudicación. Del apartado general, hacíamos referencia a los 3 marcos de 1917, Federico Augusto III, de Sachsen, (salían en 54.000 euros) y a los 20 marcos de 1875 B de Enrique XXII, de Reuss, (con una salida de 45.000 euros), pero ninguno de los dos encontró comprador. Sí logró venderse el ducado de 1665 de Brandenburgo, Prusia (Federico Guillermo), en 14.500 euros (salía en 13.500). Otro remate a destacar fue el que lograron los 20 marcos de 1903 de Federico (Waldeck, que salían en 9.000 con una estimación de 10.000), y alcanzó los 12.000 euros.

Las subastas no paran en verano 

Respecto la actividad que aún queda pendiente, vamos a comentar algunas subastas. Sin duda en agosto la actividad baja, pero no se para ni mucho menos. Una de las citas más destacadas del año es la feria organizada por la American Numismatic Association, convención itinerante que este año llegará a Filadelfia. Allí se dan cita varios miles de comerciantes de todo el mundo, por lo que el mercado es muy amplio. Alrededor de la feria se celebrarán distintos acontecimientos, reuniones de asociaciones, exposiciones y exhibiciones, charlas educativas y didácticas para diferentes audiencias… y por supuesto varias jornadas de frenéticos remates.

Pero no adelantemos la agenda. Mañana, 16 de junio destaca una subasta de una notable colección de moneda rusa de más de 600 lotes. El remate lo llevará a cabo en Rusia la casa local Auction House Rare Coins. Se puede mirar pero apenas tocar, ya que no se autoriza la exportación de dichos lotes. Por otro lado, el mercado local ruso es lo bastante fuerte para absorberlo. Más de 40 lotes con salidas de cinco dígitos. Destacan dos bellos ejemplares raros en notable calidad; un 10 rublos de oro de 1762 y un rublo de plata de 1730 con unas salidas de 90.000 y 83.000 dólares, respectivamente.

Unos días más tarde, coincidiendo con una feria habitual concurrida en los Estados Unidos, en la ciudad de Baltimore, Stack´s and Bowers dispersarán un conjunto llamativo de moneda norteamericana. Unos 2500 lotes para todos los bolsillos. Sin haber enormes rarezas, sí se presentan muchas fechas y cecas casi completas, siendo el oro lo más destacable también por la calidad. También es nutrido el conjunto de medallas, pruebas… con cerca de 600 lotes. Los precios, por lo general, oscilan entre los 500 y los 2000 dólares. Habrá opciones de poder hacerse con algo, aunque esto no es cómo empieza sino cómo acaba el remate, y sin duda subirán los precios.

Y para cerrar esta crónica, cabría mencionar la subasta que se celebrará en Cayón Subastas el día 3 de julio. La conforman cuatro partes diferenciadas, con más de 1000 lotes. La primera es la mejor y más extensa colección de denarios ibéricos que se haya subastado. En general, los casi 250 denarios se presentan en una calidad notable, con atractivas pátinas. Se Incluyen ejemplares rarísimos de los que se tiene constancia existen pocos ejemplares, como es el de Kolounioku con una salida de 1000 euros. Sin duda será una un gran cita. La segunda parte reúne una selección de 8 reales y duros de plata españoles (336 lotes). Destacan varios duros por la calidad, entre ellos varios columnarios, pero también hay duros recortados y macuquinos, y más abundante los de busto, incluyendo el rarísimo (solo se conocen dos o tres ejemplares) 8 reales de Fernando VII de Gerona de 1809. La salida de esta pieza es de 20.000 euros. También el raro duro de México MX, ensayador F, de 1732 (salida de 3.500 euros).

La tercera parte será un conjunto de monedas menores de oro españolas (161 lotes), incluyendo una selección de ½ escudos o durillos (136 lotes), pero sin olvidar alguna pieza difícil de la peseta como son las 20 pesetas de 1904 y 1892, con una salida de 1.000 euros cada una que, sin duda, se quedará atrás. Y la última parte, cerrará la venta, la colección de onzas u 8 escudos (259 lotes). Es, por número, un notable conjunto, pero además recoge casi 30 piezas de cruz, siendo el resto de busto. Incluye algunas piezas que serán muy disputadas, como la onza de Nuevo Reino de 1750 (salida de 7.000 euros), o el 320 reales de José Napoleón de 1810 (salida de 6.500 euros). Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search