En Mercado

Los grandes remates de 2019 y las predicciones para 2020


Curiosamente, Basquiat no se corona entre los 10 artistas más cotizados en subastas el año pasado, pero algunos nombres como Picasso, Cezanne o Warhol no bajan ningún escalón en el ranking. El arte de finales del XIX y principios del XX sigue siendo el eslabón incandescente en el mercado, sin embargo, muchas de estas piezas récord se crearon después de la década de los 60 y tienen firma de artistas vivos. 2020 se presenta como un año incierto por el Brexit, pero mirando de reojo a un sector más joven del mercado y a la capital francesa.


Estos 10 lotes se han concentrado en la capital artística de Estados Unidos, como siempre en el constante combate de pulso entre los dos gigantes Christie’s y Sotheby’s. A pesar de que este año no nos han entretenido con ningún espectáculo como el de Banksy en octubre del 2018, se han mantenido en su línea de dramatismo dentro y fuera de las mismas licitaciones. La noticia más notable fue la privatización de Sotheby’s tras la aportación de 3.700 millones de dólares del inversor franco-israelí Patrick Drahi a la casa, precisamente con el objetivo de adelantar a Christie’s por la izquierda y ganarle terreno de una vez por todas. Cabe aclarar que la casa contrincante ya era privada, y por este motivo jugaba con algo de ventaja respecto a la primera.

El 14 de mayo se vendió en Sotheby’s una obra que ya nos suena bastante. Meules (1890) de Monet, sigue rondando por el mundo superando sus estimaciones y se coronó en 2019 como la obra más cara del año por 110.747.000 dólares. Una sesión de pujas muy competitiva entre coleccionistas por la singularidad y calidad de la pintura, por no mencionar lo icónico de la temática.

En segundo lugar, el conejo de Koons. Rabbit (1986), a pesar de ser de artista vivo y tener una fecha muy reciente, se adjudicó por 91.075.000 dólares en Christie’s, solo un día después que el lote de Monet. Definitivamente, este es el artista vivo más cotizado del mundo y costará destronarle a pesar de sus innumerables haters.

En tercer lugar tenemos a otro artista polémico: Robert Rauschenberg. Su obra Buffalo II (1964) se remató en Christie’s por 88.805.000 dólares. Una pintura con contenido político controvertido y con gran carga de iconografía americana como es propio de él.

Volvemos al siglo XIX con el cuarto lote más caro. También en Christie’s, se subastó un emblemático bodegón de frutas de Cezanne por 59.295.000 dólares. Bouilloire et fruits (1888-90) ha tenido al menos nueve propietarios y ha viajado por casi todos los continentes. El hecho de que fuera robado y recuperado ha fomentado su revalorización.

No podía faltar Picasso en este artículo. Aunque en venta privada ha tenido mejores resultados en 2019, en el ámbito de las subastas ocupa el quinto puesto. Femme Au Chien (1962) se adjudicó en Sotheby’s por 54.936.000. Desde Christie’s le acompañaron muy de cerca Warhol con Double Elvis [Ferus Type] (1963) vendido en Christie’s por 53.000.000 dólares; y Ed Ruscha con Hurting the Word Radio #2 (1964), por 52.485.000 dólares.

Los tres últimos puestos del ranking los encabeza Bacon con otra obra icónica. Study for a Head (1952), de la serie de retratos distorsionados del Papa Inocencio X de Velázquez, se vendió por 50.380.000 dólares en Sotheby’s. Detrás en la lista tenemos un Rothko que dio pie a controversia. Untitled (1960) pertenecía a los fondos del Museo de Arte Moderno de San Francisco (SFMOMA) y este quiso venderlo para adquirir otras obras que aportasen diversidad a sus colecciones. Al principio fue muy polémico, pero la opinión cambió cuando se adjudicó por 50.095.250 en Christie’s y el museo pudo comprar 11 piezas, incluyendo la obra de mujeres artistas como Alma Thomas, Lygia Clark y Mickalene Thomas.

Por último, el décimo puesto en la lista lo ocupa un artista vivo y una pieza de 1969. Se trata de Henry Geldzahler and Christopher Scott de David Hockney, vendida en Christie’s por 49.557.100 dólares.

En la segunda división de remates caben mencionar a KAWS y a Banksy como los más cotizados, con remates de 14,8 y 12,2 millones de dólares respectivamente, serán grandes promesas para 2020, aunque con la incertidumbre económica con la que amenaza el Brexit, no es fácil hacer predicciones.

The Art Newspaper ha recopilado algunas valoraciones de expertos sobre el porvenir del mercado en esta nueva década que comienza. March Glimer, presidente de Pace Gallery, habla de que todavía se va a mantener la necesidad de viajar físicamente para comprar. Sin embargo, Jussi Pylkkänen, presidente de Christie’s, defiende que la venta online cada vez es más popular, de hecho, el año pasado confirmaron que el 60% de sus compradores han sido virtuales. Glimer también habló sobre el resurgimiento de la mediana y pequeña galería para un nuevo público de coleccionistas, y de una era dorada para los artistas de la década de los 70 en adelante. Con esto está de acuerdo Andre Petterson, fundador de ArtTrafic, que sostiene que el mercado más joven cobra energías y promete para el futuro. Este último quiso hacer destacar lo que él llama KAWSmania, una fiebre alrededor del artista americano que hará crecer su cotización el año que viene.

Por su parte, Melanie Clore, especialista de arte moderno en Sotheby’s, habló sobre París como el destino de muchas galerías y futura principal competidora de Londres después del Brexit, algo que ya se intuía desde hace unos meses.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search