En Actualidad

La hipótesis del taller de Goya resurge en Francia

Se retira la autoría del maestro aragonés a cuatro pinturas conservadas en el Museo de Bellas Artes de Argen, con motivo de una muestra que organiza esta institución y que retoma el debate sobre la existencia de un taller de discípulos del maestro.


El enigma sobre la posible existencia del taller de Goya lleva décadas en el limbo de los investigadores. Desde que se atribuyó su Coloso a Asensio Juliá, el tema no deja de llamar la atención de los expertos. Hay quienes afirman que este obrador existió, pero son más escépticos al considerar que las pinturas de sus discípulos puedan llegar a confundirse con las del maestro. Otros dicen que hubo escuela, pero no parece haber constancia documental de ella. Por último, están quienes confirman su inexistencia.

Lo que quizá resulta más objetivo es que el corpus del autor es demasiado extenso para un artista como él. Ya lo ha dicho Manuela Mena insistentemente: “Es imposible que pintara tanto alguien que trabajaba despacio y pensando mucho”. La experta en el artista aragonés también lo es en la retirada de autorías del mismo. Ha tenido muchos detractores, pero ella siempre se ha mantenido firme “por hacer justicia a Goya”, como defendía ante el diario ABC en octubre de 2013.

Al ser un autor tan emblemático, no solo en España sino en el ámbito internacional, el mundo del arte se empeña en proponer nuevas atribuciones, y con ellas surgen investigaciones inéditas. Algunos especialistas se unen a la práctica de Mena de poner freno a esta mitificación y continua revalorización del maestro.

Buen ejemplo de ello ha sido la reciente retirada de cuatro cuadros del catálogo goyesco pertenecientes al Museo de Bellas Artes de Agen. Todo ha surgido por una muestra organizada por dicha institución, que se celebra hasta el 10 de febrero en la iglesia de los Jacobinos de la ciudad gala. Goya : génie d’avant-garde, le maître et son école tiene como objetivo, precisamente, demostrar que el maestro tuvo un taller, donde reunió numerosos discípulos muy cualificados que supieron imitarle bien. Su comisario, Adrien Enfedaque, defiende en el catálogo que muchas de las pinturas clasificadas como auténticas de Goya, son en realidad producto de su taller.

Durante la organización de la exposición, se ha retirado la autoría de cuatro de los seis goyas del museo de Agen. Para ello, Enfedaque ha contado con la ayuda de Juliet Wilson Bareau, reputada experta en Goya y que ha colaborado en la exposición como consejera científica. Así las cosas, solo el Autorretrato (1783) y el boceto para el Retrato ecuestre de Fernando VII (hacia 1808) mantienen su atribución. Por el contrario, se consideran del taller El Globo (después de 1824), Escena de caprichos (después de 1824), Pareja elegante (1793-1797) y La misa (hacia 1819). A ellos hay que sumar la atribución a Eugenio Lucas Velázquez (1817-1870), reputado imitador de Goya, de El garrote, que se consideró pintado entre 1778 y 1780.

Veremos cómo evoluciona este debate y qué opiniones surgen a partir de ahora en la comunidad científica a raíz del debate sobre la existencia, o no, del taller de Francisco de Goya.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search