El Centre Pompidou Málaga acaba de presentar un espacio joven en torno a la figura de Alexander Calder (Lawnton, Pensilvania, 1898- Nueva York, 1976), hijo y nieto de artistas y uno de los grandes artistas norteamericanos desde los años 20 a los años 70 del siglo XX. El ingeniero americano supo crear miniaturas circenses y, sobre todo, nuevas formas escultóricas con sus mobiles (precursores de las escultura cinética) y stabiles (esculturas inmóviles). ¡Vaya circo! es una exposición-taller lúdica e innovadora, pensada  para aproximar a niños con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años pero también para sus familias a que conozcan el universo de Calder y que aprendan explorando al entrar en contacto con algunas de las obras de este creador que estuvo en contacto y formó parte de las vanguardias de los años 30 y 40 del siglo pasado cuando vivió en París, capital  de las artes hasta la Segunda Guerra Mundial cuando el centro del arte occidental se desplazó a Nueva York.

Vista de sala de la exposición ¡Vaya circo!. Foto: cortesía del Centre Pompidou Málaga.

¡Vaya circo! es una exposición comisariada por Isabelle Frantz-Martý, que ha estado acompañada en la presentación por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Gemma del Corral, y por el director del Centre Pompidou Málaga, José María Luna. La muestra estará abierta hasta el próximo 15 de septiembre y hará posible que personas de diferentes generaciones puedan familiarizarse con el lenguaje y tono personal de Alexander Calder, a través de una pieza muy singular: Máscara, junto a otras obras pictóricas y escultóricas de artistas del siglo XX y XXI en una de las salas principales del Pompidou Málaga, El hombre sin rostro. Las obras de Alexander Calder está diseminadas por los principales centros de arte en España, desde el Reina Sofia hasta el MACBA o la Fundación Miró de Barcelona, entre otros, y su obra ha sido objeto de retrospectivas en el Museo Guggenheim Bilbao o el Reina Sofía en Madrid.

El recorrido propuesto por los organizadores de la muestra es una ventana a que los jóvenes visitantes y sus familias aborden conceptos básicos en el devenir del arte contemporáneo como son el equilibrio y el movimiento, a través de la manipulación de objetos de colores, materiales cotidianos y desplazamientos  mecánicos sencillos como soplar, empujar o girar. Los dispositivos que se han dispuesto durante la visita permiten descubrir, interrogar y experimentar con algunos aspectos del mundo de Calder y conocer así las claves necesarias para explorar sus obras, conocer mejor al autor y su proceso de trabajo. De este modo cercano pueden llegar a ser en cómplices de su arte. Un conjunto de fotografías en el estudio de Calder y con su familia, muchas veces rodeados de sus obras y con una selección de sus mejores frases, constituye una buena aproximación a su trabajo que rebosaba de creatividad y poesía.

Una de las obras expuestas en ¡Vaya circo!. Foto: Cortesía del Centre Pompidou Málaga.

La nueva exposición-taller se articula en tres espacios diferenciados: el primero Jugar con el equilibrio de las formas, propone juegos corporales como los que realizan acróbatas y equilibristas; el segundo, Dibujar en el espacio, invita a pasar de dos a tres dimensiones, de una línea a un volumen, y jugar con la luz para ir descubriendo nuevas formas; y el tercero, En la pista todos, donde el público infantil, gracias a un mediador, puede crear una figura a partir de diversos materiales y decidir qué movimientos realizan para inventar un número de circo. Toda la propuesta está diseñada para explorar la creación contemporánea con un afán didáctico, pero que requiere interactividad con los aficionados a este tipo de manifestaciones artísticas.