A lo largo de estos próximos días se ofrecen varias obras de calidad de reconocidos artistas en la subasta digital

Sin apenas tiempo para respirar, salimos de las ferias del año por antonomasia en una semana vertiginosa y nos adentramos de nuevo en el mundo de las subastas con tres piezas de altura en la sala digital Setdart. Parte del futuro de las casas de subastas pasa por este medio, y cuanto antes lo vayamos asumiendo, más ventaja obtendremos sobre otros posibles compradores.

La primera de las piezas, que se rematará mañana por la tarde aunque lleva ya un par de semanas expuesta virtualmente (y físicamente en la calle Conde de Aranda, 22, en Madrid) para que los coleccionistas puedan pujar por ella, es un buen paisaje del asturiano Darío de Regoyos (1857–1913). Berango, hacia 1909 (O/L, 50 x 61 cm), firmado, y al dorso, firmado de nuevo y titulado, aparece en la monografía de referencia de Juan San Nicolás, Darío de Regoyos. Catálogo razonado (Fundación Azcona, Museo de Bellas Artes de Asturias, 2014), con el número 583 en la página 430. Pieza ligeramente tardía, muestra sin embargo su típica pincelada entrecortada y sus toques violetas, y composición con un campo en primer plano y los edificios de la iglesia y del pueblo en el segundo, sobre el fondo ya oscuro de la montaña.

No estamos, hay que tenerlo en cuenta, ni ante los lienzos de sus inicios impresionistas que siempre son más valorados, ni en un momento en el que los coleccionistas pujan de verdad por piezas suyas; aquello fue poco antes de la crisis, cuando en octubre de 2007 Christie’s Madrid vendió por 264.250 euros Salida de la fábrica (ver) o por 228.250 euros Visita de pésame, 1894 (ver), o cuando en Durán se remató en marzo de 2005 por 160.000 euros La Bahía de Pasajes, País Vasco. Lo acabamos de ver en diciembre pasado, cuando su Marché en Navarre (O/L, 65 x 81 cm, ver) quedó desierto en Sotheby’s Londres, tras una alta estimación de 120,000 a 180,000 GBP… Es más, en los últimos años sólo ha habido un par de ventas fuertes: Ginebra (O/L, 50,2 x 61,6 cm, ver) se adjudicó por 35,000 GBP (41.802 euros) en Christie’s Londres en diciembre pasado, y El columpio, 1905 (O/L, 54 x 65 cm) por 60.000 euros en Fernando Durán, en febrero de 2012. La estimación que se maneja es de 35.000 a 40.000 euros, un precio muy razonable para los tiempos que corren; de hecho, las pujas comenzaron desde unos sorprendentes 5.000 euros.

Al día siguiente, 1 marzo, se cierra el cupo de las pujas para hacerse con el potente Bodegón de la coliflor, hacia 1929 (O/L, 63 x 73 cm) del madrileño José Gutiérrez Solana (1886-1945). No estamos, es cierto, ante una de sus buscadas Mascaradas o Carnavaladas, ni de sus Procesiones ni de sus Escenas de prostíbulo o Corridas de toros, pero sí ante un lienzo que destila buen hacer y su habitual tristeza profunda, que ni los brillos de los objetos logran esquivar.

Procedente de la Colección Vilches, fue comprado en Edmund Peel & Asociados en marzo de 1992 por nada menos que doce millones y medio de pesetas, lo que traducido directamente a euros son 104.275, y salió a pujas en diciembre pasado en Sotheby’s Londres con una estimación de 30,000 a 50,000 GBP (ver); no vendido en esas cifras, se ofrece ahora esperando recibir entre 45.000 a 50.000 euros. Expuesta en la muestra José Gutiérrez Solana del Museo de Arte Moderno de Madrid en 1929, aparece en las monografías de 1945 de Sánchez Camargo (fig. 103) y de 1985 de Luis A. Fernández (p. 206, nº 181). De su mano también y quizá más interesante, se ofrece Sin título (24 x 17 cm), un dibujo a lápiz y acuarela sobre papel, firmado, con una carnavalada, unos personajes con instrumentos de música, capirotes, antifaces y botas de vino bailando en los últimos días antes de que llegue Doña Cuaresma… Su estimación: 15.000 a 18.000 euros, pero sorprende que las pujas aún no hayan pasado sobrepasado los 6.000 euros.

Y el día 2, un atractivo y alegre Tango de la Corona (O/L, 62,5 x 80 cm) de Hermenegildo Anglada Camarasa (1871–1959). Fontbona y Millares en la monografía de referencia de 1982 la incluyen (p. 286, Da99, catalogada e ilustrada) en la sección de “obras de la primera etapa mallorquina (1914-1936) de datación imprecisa”. El lienzo muestra una composición marcadamente horizontal donde los personajes, el pueblo del segundo plano y celaje construyen y remarcan esas líneas, con elementos muy simplificados e incluso planos, salvo el traje de la bailaora principal, contraste vertical y de color con el resto del cuadro.

Procedente de la colección Mario Mercatali de Buenos Aires, donde lo compró en la exposición de 1955, fue comprado en Sotheby’s Madrid en 1987 (lote 45) por el padre del dueño actual, que lo ofreció con una estimación de 150,000 a 250,000 GBP en diciembre pasado en Sotheby’s Londres (ver); no vendido, se ofrece ahora en Setdart esperando una venta que no será fácil, visto lo visto, entre 200.000 y 250.000 euros. En este sentido, debemos mencionar sin embargo, que una versión similar menor pero más alegre como Baile gitano (The Gypsy dance) (O/cartón, 37,5 x 46 cm, ver; Fontbona-Millares, F61) se vendió en noviembre de 2011 en Sotheby’s Londres por nada menos que 241,250 GBP (282.069 euros).

Por último, les aconsejo que vean también otras obras, menores si debemos comprarlas en precio con las precedentes, pero interesantes también. Y destacaría para el 1 de marzo, las siguientes: De José Guerrero, Sin título, 1979 (acrílico y óleo/papel/táblex, 63 x 48 cm, ver), con certificado del hijo del pintor, con una estimación de 13.000 a 15.000 euros. De Luis Gordillo, un peculiar CuboFrito 3, 1990 (O/L, 65,5 x 89,5 cm (parte alta), ver), reproducido en el catálogo de la exposición de Granada y Valencia (pág. 102), con un valor estimado entre 18.000 y 20.000 euros. O del mexicano Bosco Sodi, Pink organic Work (Tm/plataforma de cartón convexa, 118 x 116 cm, ver) con una estimación de 25.000 a 30.000 euros. Y para el día 7, de Manolo Millares, Sin título, 1968 (A/papel, 50 x 65 cm), procedente de la Galería Juan Gris de Madrid, con una estimación ya menos atractiva de 45.000 a 50.000 euros… Daniel Díaz @Invertirenarte

 

Darío de Regoyos, Berango, hacia 1909. Estimación: 35.000 a 40.000 euros

Darío de Regoyos, Berango, hacia 1909. Estimación: 35.000 a 40.000 euros

José Gutiérrez Solana. Bodegón de la coliflor, hacia 1929. Estimación: 45.000 a 50.000 euros

José Gutiérrez Solana. Bodegón de la coliflor, hacia 1929. Estimación: 45.000 a 50.000 euros

José Gutiérrez Solana. Sin título [Carnavalada]. Estimación: 15.000 a 18.000 euros

José Gutiérrez Solana. Sin título [Carnavalada]. Estimación: 15.000 a 18.000 euros

Hermenegildo Anglada Camarasa, Tango de la Corona. Estimación: 200.000 a 250.000 euros

Hermenegildo Anglada Camarasa, Tango de la Corona. Estimación: 200.000 a 250.000 euros

Manolo Millares. Sin titulo, 1968. Estimación: 45.000 a 50.000 euros

Manolo Millares. Sin titulo, 1968. Estimación: 45.000 a 50.000 euros