Cai Guo-Qiang (Quanzhou, 1957), que en los últimos años vive y trabaja en Nueva York, es un creador cada vez más conocido en España desde que hiciera a mediados de la década pasada una intervención al aire libre en Valencia y en 2009 el Museo Guggenheim Bilbao le organizara una retrospectiva que resumía una trayectoria vibrante, capaz de abordar diferentes disciplinas, desde el dibujo, la instalación, el video, la pintura y la performance y de haber sabido innovar con la pólvora en la mayor parte de sus creaciones. Ahora, gracias al convenio de colaboración suscrito ayer entre el presidente ejecutivo de ACCIONA, José Manuel Entrecanales; y el presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, José Pedro Pérez-Llorca, el artista Cai Guo-Qiang desarrollará a partir de septiembre de este año un singular proyecto en el edificio del Salón de Reinos, donde instalará temporalmente su taller para crear obras inspiradas en la memoria del antiguo Palacio del Buen Retiro y en diálogo con los maestros de la pintura del Museo del Prado. Posteriormente se celebrará una exposición en las salas C y D del edificio de los Jerónimos, que comenzará el 25 de octubre y permanecerá abierta hasta el 4 de marzo de 2018.

El artista Cai Guo-Qiang. Foto c Museo Nacional del Prado.

José Pedro Pérez-Llorca y José Manuel Entrecanales mostraron su mutua satisfacción por poder continuar abordando proyectos innovadores, que la multinacional ha apoyado años atrás en el Museo del Prado haciendo posible que artistas contemporáneos como Barceló, Cy Twombly o Richard Hamilton, entre otros, hayan podido exponer sus creaciones en la primera pinacoteca española. El presidente del Real Patronato del Prado manifestó que esperaba que en el año rojo del fuego el arte de Cai Guo-Qiang iluminará  este Salón de Reinos, mientras el presidente de ACCIONA subrayó el compromiso de la multinacional que preside con la cultura contemporánea y por estar alineados con los valores de innovación y preocupación por el medio ambiente con que el artista chino impregna a sus composiciones.

Detalle de Buscando al Greco No. 9, 2016. Pólvora sobre lienzo, 300 x 150 cm. Foto cortesía de Cai Studio

Cai Guo-Qiang, Pintando el 3 de Mayo de Goya, 2017. Pólvora sobre lienzo, 239 x 300 cm.en conjunto. Fotografía de Yvonne Zhao, cortesía de Cai Studio

 

Tras el visionado de un video que resume la trayectoria plástica de Cai Guo-Qiang, desde sus inicios en la década de los 80 hasta 2016, Miguel Zugaza, director del Museo del Prado y verdadero impulsor de esta apertura a que diversos creadores contemporáneos traspasen las fronteras del museo, agradeció a ACCIONA el apoyo a este tipo de proyectos singulares y que sea posible en un marco como el Palacio del Buen Retiro. Y concluyó diciendo que está muy ilusionado con el trabajo que desarrollará Guo-Qiang durante varias semanas y que luego el fruto de ese trabajo se pueda contemplar en las salas temporales del Museo del Prado, viendo cómo la pólvora se convertirá en una materia que renovará el espíritu de la pintura.

Por su parte, Cai Guo-Qiang, un artista muy influido por el Greco y por varios pintores españoles, italianos y flamencos como Velázquez, Goya, Tiziano y Rubens, recordó que siempre vio el Museo del Prado como un campo inmenso del arte y que cuando Miguel Zugaza le planteó el proyecto hace poco más de dos años sintió una llamada: “Venga, bájate al campo a cultivar”. Y añadió que el ambicioso proyecto, que engloba taller de artista y una exposición con lo creado en dicho taller, bajo el título Cai Guo-Qiang. El espíritu de la pintura, comisariada por Miguel Zugaza, será diferente porque regresará en cierto modo a los anhelos de su infancia y  entrará en diálogo con los maestros de la pintura : “qué pintar, cómo y por qué pintar”, buscando soluciones en un diálogo que espera sea fructífero con los grandes pintores clásicos.

Durante algunas semanas de septiembre de 2017 el creador de Una escalera al cielo trabajará en el edificio del Salón de Reinos e intentará inspirarse en la historia y los pintores que colgaron sus obras en el Palacio del Buen Retiro. Para ello instalará temporalmente su estudio y creará una serie de obras, incluyendo una obra monumental de alrededor de 18 metros de ancho, creadas con ignición de pólvora y sobre todo ese fértil diálogo que ha entablado con El Greco, añadiendo algunas de sus obras tempranas y también otras de la memoria del viaje que realizó Guo-Qiang en 2009 siguiendo los pasos del pintor cretense, desde que partió de la isla griega, y su paso por Venecia, Madrid o su etapa final en Toledo, así como un nuevo tríptico inspirado en el autor de El caballero de la mano en el pecho, y alguna otra que dialoga con Francisco de Goya. En todo el proceso utilizará pólvora procedente de Valencia, que usará en el Salón de Reinos donde hará una perfomance con la pieza monumental creada para la ocasión. Una gran ocasión para disfrutar con este alquimista de la luz, que ha sustituido los pigmentos por la pólvora hasta crear un mundo mágico y en muchas ocasiones efímero. Julián H. Miranda